¡Imaginémonos cosas chingonas, Carajo!

javier-hernandez-chicharito-mexico-2018_qeyv0sdih9np10f1tf0kz1ctk

El Chicharito Hernández tiene razón.

Visualizar escenarios donde el éxito es posible eleva nuestras posibilidades de victoria. No sólo en los deportes, también en la vida.

Visualizarse exitosos es parte de la rutina de entrenamiento de los atletas de alto rendimiento.

Michael Phelps, el nadador con más medallas olímpicas de todos los tiempos, se pone a “ver la película” cada noche antes de una competencia. Esto significa cerrar los ojos y visualizar absolutamente cada detalle de la carrera: el disparo de salida, el impulso, la entrada al agua, cada brazada, cada giro, y por supuesto, ganar.

El boxeador Muhammad Ali se imaginaba vencedor antes de iniciar una pelea; Jim Carrey, se veía como el actor más famoso del mundo cuando recién estaba abriéndose paso; Michael Jordan, el basquetbolista, visualizaba cada tiro antes de entrar a la cancha. Todos ellos han resaltado el papel tan importante que jugó en su éxito la práctica de pensarse y verse victoriosos.

El cerebro es una máquina muy poderosa. Lo que pensamos influye en lo que sentimos y lo que sentimos en lo que hacemos. Nuestros pensamientos están altamente relacionados con nuestras acciones.

En clase, a mi me gusta pedirle a mis estudiantes que se imaginen en dos escenarios. En el primero, tienen examen de matemáticas al día siguiente y están totalmente seguros de que van a reprobar, ¿Qué hacen?… Lo más seguro es que decidan irse a la fiesta y no estudiar, si no hay posibilidades de pasar el examen, mejor divertirse. ¿Y qué pasa? Al día siguiente, reprueban –más de uno se ríe-. En el segundo escenario, tienen examen de matemáticas al día siguientey, aunque pinta difícil, creen que pueden aprobar, ¿Qué hacen?… Muy probablemente decidan quedarse estudiando. ¿Y qué pasa? Al día siguiente sacan adelante la prueba. El examen es el mismo, la diferencia está en la imagen que dibujan en su mente.

Cuando tengo que dar una conferencia antes de empezar siempre me imagino llegando al final con la gente muy contenta. Sin duda, eso eleva mi confianza y la energía que le inyecto a la presentación. Muy diferente, por ejemplo, cuando voy a hacerme un examen médico de cualquier tipo e imagino que me comunican un resultado fatalista. Mi estado de ánimo y actitud es totalmente diferente.

¿Por qué sirve visualizarnos exitosos y logrando nuestros objetivos antes de arrancar?

Lograr ver en nuestra mente una imagen concreta de cómo se ve el éxito o cómo se ve la meta completada, lo hace menos abstracto y más accesible.

Al mismo tiempo, nuestro cerebro se programa y se hace más receptivo a las posibles oportunidades que se alinean con nuestros objetivos.

Imaginarnos logrando exitosamente el objetivo también sirve como práctica, nuestro cerebro también aprende cuando visualizamos un paso de baile, el movimiento del brazo en un saque de tenis, los acordes de una pieza musical en el piano. Ensayar mentalmente eleva nuestra confianza y tranquilidad.

La visualización es algo así como un mapa que el cerebro traduce en pasos a seguir.

Evidentemente es fundamental practicar y hacer el trabajo. Por más que yo me imagine metiendo un gol de tiro libre por encima de la barrera al estilo Ronaldo, si no tengo las horas de práctica encima y sin un extraordinario golpe de suerte, lo más seguro es que no logre hacerlo.

Con esto quiero decir que soñar tiene que venir acompañado de trabajar para conseguir lo que queremos.

¿Cómo se ve la meta completa exitosamente? ¿Cómo nos sentiremos habiendo logrado el objetivo? Son preguntas que podemos hacernos cuando estamos frente a cualquier tipo de reto. ¿Cómo se ve este problema resuelto?

Existe un ejercicio muy poderoso en Psicología Positiva que se llama “mi mejor versión posible”. Consiste en imaginarnos viajando cinco años adelante en el tiempo y visualizar nuestra mejor vida posible. Es decir, una vida en la que todo es exactamente como queremos. Estamos con la persona que amamos, haciendo el trabajo que nos apasiona, rodeados de los amigos que más queremos, logrando todas y cada una de nuestras metas. Lo siguiente consiste en escribir y describir con todo el detalle posible esa vida que imaginamos. Realizar este ejercicio hoy hace más probable que tengamos esa vida en cinco años.

En el mejor de los escenarios, el éxito depende únicamente de nuestro trabajo –haber ganado los tres partidos de la primera ronda-. Con frecuencia, sin embargo, el éxito también es el resultado de la ayuda que recibimos de los demás –Corea quitándonos del camino a Alemania-. Y en otras… también depende de un poco de suerte.

Si no podemos vernos a nosotros mismos logrando nuestras metas, alcanzando nuestros sueños y saliendo adelante, más allá de las circunstancias actuales y los fracasos pasados, lo más seguro es que no podamos.

Así que… ¡Imaginémonos cosas chingonas, Carajo!

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s