Reporte Mundial de la Felicidad 2021

Salió el Reporte Mundial de la Felicidad 2021. Este es el noveno año consecutivo en que la Organización de Naciones Unidas (ONU) hace un análisis extenso de los niveles de felicidad global y de la calidad de vida.

Este reporte es, sin duda, diferente al de los años anteriores. La pandemia del COVID-19 ha puesto al mundo de cabeza, ha sacudido y transformado vidas en cada rincón del planeta.  

En el reporte de la ONU podemos ver la jerarquización de 149 países de acuerdo con su nivel promedio de felicidad. Estos resultados provienen de la Encuesta Mundial de Gallup y muestran estabilidad o cambios de un año a otro, así como los factores que más contribuyen a la felicidad promedio en cada país.

La investigación es muy completa. Además de ver el “ranking” de los países según su felicidad, explica las razones detrás de los resultados y dedica un espacio importante para explorar a fondo alguna problemática en particular.

Este año, el reporte se enfoca en su totalidad a analizar el impacto que ha tenido la crisis sanitaria. Tiene dos objetivos principales: el primero, identificar los efectos que ha tenido el COVID-19 en la estructura y en la calidad de vida de las personas y; el segundo, describir y evaluar la manera en que los gobiernos han enfrentado la pandemia. 

Los peores efectos hasta ahora son los 2 millones de muertes por COVID-19 en 2020. En este tiempo han aumentado de manera considerable la inseguridad económica, la ansiedad, el estrés, los retos a la salud física y mental. La humanidad ha tenido que lidiar, además, con la disrupción en cada aspecto de la vida.

El indicador para medir la felicidad o el grado de satisfacción con la vida es la Escalera de Cantril. Los participantes evalúan su vida en una escala del 0 al 10, donde 0 es la peor vida posible y 10 es la mejor vida posible.

Para explicar las diferencias en los niveles de felicidad de las naciones se utiliza un índice compuesto por seis elementos: Producto Interno Bruto (PIB), expectativa de vida sana, relaciones sociales, libertad, generosidad y ausencia de corrupción.

Te comparto algunos de los resultados que me parecieron más interesantes del reporte.

Uno de los resultados más interesantes del estudio es que, a pesar de que la tristeza y la preocupación registraron incrementos significativos, la satisfacción con la vida y el ranking de la felicidad se mantuvieron relativamente estables. Al parecer, el nivel de felicidad ha sido resiliente frente al COVID-19.

Al mismo tiempo, la salud mental ha sufrido un deterioro debido a la pandemia y a las medidas de confinamiento. Las personas que más han sido afectadas son aquellas que ya padecían algún tema de salud mental previo a la contingencia sanitaria.

Finlandia es el país con el nivel de felicidad más alto por cuarto año consecutivo; mientras que Afganistán, el país con el nivel más bajo. En el continente americano, Canadá ocupa la posición número 14 y Estados Unidos la 19.

Los países en los primeros diez lugares son: Finlandia, Dinamarca, Suiza, Islandia, Holanda, Noruega, Suecia, Luxemburgo, Nueva Zelanda y Austria.

Los países que estaban en los primeros lugares del ranking antes de la pandemia continúan estando en los primeros lugares.

Todos estos países tienen valores altos en las seis variables que fomentan el bienestar a nivel país: ingreso, expectativa de vida sana, relaciones sociales, libertad, confianza, generosidad y ausencia de corrupción.

Los países nórdicos se caracterizan por un círculo virtuoso en el que varios indicadores culturales e institucionales clave se alimentan entre sí: una democracia que funciona, servicios sociales generosos y efectivos, bajos niveles de criminalidad y corrupción, así como ciudadanos satisfechos que se consideran libres, tienen confianza entre ellos y en sus instituciones gubernamentales. El alto nivel de confianza que existe en dichas naciones en combinación con una menor desigualdad de ingreso ayudó a mantener un alto nivel de cohesión social y una baja tasa de mortalidad.

De los latinoamericanos, Costa Rica es el mejor país con la posición número 16. Este es el único país de Latinoamérica que se acerca a los países nórdicos. El caso de Costa Rica es muy interesante, pues logran ser felices con un uso más eficiente y sustentable de sus recursos ambientales.

En el Reporte Mundial del año pasado analizaron con detalle el efecto que tienen la calidad de las conexiones interpersonales y las instituciones sociales. Los individuos que confían más en las instituciones de sus países y tienen alguien con quien contar, tienen niveles de bienestar más altos pues tienen mejores recursos para hacerle frente a situaciones negativas como: mala salud, desempleo, bajo ingreso, discriminación, rupturas familiares y miedo en relación con la seguridad en las calles.

Un ambiente social confiable no sólo es un soporte directo para la calidad de vida individual, sino que reduce los costos de la adversidad en el bienestar. Una red sólida de apoyo y la ausencia de corrupción son factores especialmente importantes para aumentar la felicidad y reducir la desigualdad.

Lo anterior ganó relevancia a la luz de la pandemia. La confianza ha sido el factor clave para mantener la felicidad y controlar el COVID-19. Las sociedades con más altos niveles confianza en sus instituciones e igualdad en el ingreso han sido más exitosas en la lucha contra el COVID-19, desde el punto de vista del número de muertes registrado.

¿Qué pasó en México?

México cayó del lugar número 23 al 36. Es importante resaltar que este dato toma en cuenta el promedio de los últimos tres años, que es el periodo de tiempo que el reporte utiliza para hacer el ranking mundial. ¡Perdimos 13 lugares!

Este resultado es todavía más dramático si consideramos únicamente el último año. En 2020, México se desplomó a la posición 46. La caída en la felicidad promedio de los mexicanos fue brutal en los últimos 12 meses, suficientemente grande como para hacer caer el promedio de los últimos tres años en más de 50%.

Nuestro país está moviéndose a la velocidad de la luz en la dirección equivocada. Desde mi punto de vista, cuando usan en un reporte a México para contrastar las diferencias entre un país que hace las cosas mal con uno que hace las cosas bien, es señal de que vamos en picada.

Las conexiones fuertes y benevolentes de la comunidad, así como la confianza en las instituciones publicas son factores fundamentales en la implementación exitosa de estrategias en el manejo del COVID-19.

Para explorar el efecto que ha tenido el factor confianza en los resultados de los países, en el reporte se consideraron tres variables: confianza en las instituciones, el nivel de confianza que sienten las personas de que en caso de perder su cartera con dinero ésta será devuelta, y el nivel de desigualdad en el ingreso.

La relación entre el nivel de confianza y las muertes registradas por COVID-19 muestra realidades muy diferentes entre México y Finlandia, dos países con amplias diferencias en los niveles de confianza. Mientras que en México las muertes por COVID-19 fueron de 97.6 por cada 100, 000 habitantes; en Finlandia, fueron de 10.1. De esta diferencia de 87 muertos por cada 100,000 habitantes, aproximadamente 40 pudieran atribuirse a la falta de confianza que sentimos en México.


El bajo nivel de confianza con las instituciones, así como entre miembros de la comunidad y el alto nivel de desigualdad del ingreso en México están siendo evidenciadas por la presencia del COVID-19. Considero que estos males de nuestro país, así como la corrupción, pueden disimularse cuando las cosas “van bien”, pero se vuelven evidentes ante un reto tan grande. No sólo se hacen evidentes, sino que potencian el daño. Juegan como aliados de la pandemia, son combustible para el virus.

Los resultados para México tomaron un rumbo desfavorable en tres variables: evaluación de la vida, emociones positivas y emociones negativas. Los siguientes datos compararan la diferencia entre 2020 y el promedio móvil de 2017-2019.

Como mencionamos al inicio, el indicador para medir la felicidad o el grado de satisfacción con la vida es la Escalera de Cantril. Los participantes evalúan su vida en una escala del 0 al 10, donde 0 es la peor vida posible -el peldaño más bajo- y 10 es la mejor vida posible -el peldaño más alto. En 2020, los mexicanos nos movimos hacia abajo en la escalera. Hicimos una evaluación de nuestra vida menos favorable en comparación con los tres años anteriores. 

Las emociones positivas sufrieron un golpe también. Según el indicador de Gallup, los mexicanos reportaron haber sonreído o reído y haber disfrutado menos. Por otro lado, experimentaron más preocupación, tristeza e ira.

Uno de los factores que tradicionalmente influyen positivamente en la felicidad de los mexicanos es la familia y la socialización con los amigos. Tenemos una propensión natural a pasar tiempos juntos.

El contacto social, que en condiciones normales son pilares de nuestra felicidad, hoy nos juega en contra. La medida más efectiva para detener la propagación de los contagios es el distanciamiento físico. No obstante, ponemos por encima de nuestra salud la necesidad de pasar tiempo juntos.

No sé cómo es donde tu vives, pero donde vivo yo, las personas no dejaron de juntarse, siguieron haciendo fiestas numerosas y teniendo reuniones familiares. Nuestras calles no sólo están llenas de personas que tienen que salir a trabajar para salir adelante, sino de personas que no están dispuestas a postergar su gratificación de corto plazo en favor del bienestar común de largo plazo.

He estado leyendo algunos de los artículos relacionados con el resultado de México en el último reporte mundial de la felicidad. En sus encabezados dan a entender que la caída se debe únicamente al COVID-19. Me parece que esta es una historia incompleta. El coronavirus pegó en todo el mundo, sin embargo, muchos países lograron conservar su nivel promedio de felicidad, lograron activar estrategias efectivas que no sólo cuidaron la vida de sus habitantes, sino que también lograron mantener su calidad de vida y estabilidad económica.

La historia completa nos obliga a reconocer que nos está tocando sortear la pandemia más infame de los últimos cien años bajo el peor liderazgo posible. El virus es peligroso, sí. Pero la incompetencia, la negligencia, la ignorancia y la corrupción lo son aún mas.

Veremos qué pasa con el nivel de felicidad en nuestro país en el reporte del siguiente año.

Mientras tanto, nos toca ocuparnos de nuestra propia felicidad. Aunque hay temas que no están bajo nuestro control, hay muchos que sí.

En tiempos como los que estamos viviendo es muy importante volvernos muy intencionales en la creación de nuestra propia felicidad. Piensa: ¿Qué te hace feliz y cómo puedes integrar más de eso a tus días?

Yo seguiré leyendo y escribiendo, andando en bicicleta, estaré muy cerca de mis seres queridos -aunque sea por video conferencia-, pasaré tiempo en familia, tomaré clases, saldré a sentarme bajo el sol, seguiré cuidando mi salud y tratando de dormir bien.

¿Qué puedes hacer tú para cuidar y crear tu propia felicidad?

El Medidor Emocional

¿Cómo estás? Es la pregunta que le sigue al saludo cuando arrancamos cualquier interacción social. Sale en automático. Y, como parte del código conducta y buenos modales que tenemos cableado, respondemos “bien”.

Estamos acostumbrados a responder “bien”. Es lo más sencillo, lo más rápido, lo socialmente aceptable y lo esperado. Con el “bien” salimos al paso cuando estamos “mal” y no queremos dar explicaciones. Aplica también cuando no tenemos idea de cómo nos sentimos o cuando no nos detenemos a explorar qué sucede en nuestro interior, pero tenemos que responder. De la misma manera, deseamos -incluso agradecemos- que los demás nos respondan “bien”, pues así podemos continuar con lo que sigue y evitamos caer en el aprieto de tener que lidiar con temas tenebrosos.

El “bien” cumple y resuelve para todos.

Nuestro mundo emocional va mucho más allá de esta respuesta superficial y automatizada. Es rico, variado, está lleno de matices y tiene diferentes niveles de intensidad. Las emociones son mensajeras que llegan cargadas de información valiosa y nos impulsan a la acción.

Si nos aventuráramos a mirar al interior y a pasar tiempo con lo que sentimos – lo bonito, lo incómodo, lo que inspira, lo que asusta- podríamos acercarnos a nuestra mejor versión decidiendo y actuando en favor de nuestro bienestar.

¿Cuántas emociones conoces?

La mayoría de las personas podemos nombrar las seis emociones básicas: felicidad, tristeza, enojo, sorpresa, asco y miedo. Encajonamos lo que sentimos. Sin embargo, debajo de cada una de estas emociones hay un mundo de bifurcaciones, de calles alternas para las que no tenemos nombre y que recorremos sin saber dónde estamos. Somos seres vivos que sentimos y experimentamos emociones en cada instante de nuestras vidas.

El autoconocimiento está en el corazón de la inteligencia emocional y es la habilidad para reconocer nuestras emociones, pensamientos, valores personales y sus efectos en nuestra manera de vivir. Conocernos a nosotros mismos es clave para tener una vida plena, exitosa y feliz.

Todo empieza por distinguir y ponerle nombre a lo que sentimos. Reconocer nuestras emociones y las de los demás.

Marc Brackett, autor del libro “Permiso para sentir”, argumenta que es recomendable hacer pausas, físicamente detenernos, dejar de hacer lo que estamos haciendo y conectar con nuestro interior para reconocer nuestro estado físico, mental y emocional. Alto para preguntarnos: ¿Me siento animado o desmotivado?, ¿Estoy satisfecha o insatisfecha?, ¿Me siento cansada o llena de energía?, ¿Cómo está mi ritmo cardiaco?, ¿Siento tensión en alguna parte del cuerpo?

Reconocer nuestras emociones es crítico, pues mucho de lo que nos sucede no lo tenemos a nivel de la conciencia. Una manera de comenzar a identificar emociones es aprender a reconocer su presencia en nuestro cuerpo, pues viven ahí y comienzan a manifestarse generando diferentes sensaciones físicas mucho antes de que podamos ponerles nombre o describirlas con palabras.

¿Que pasaría si la próxima vez que alguien nos preguntara “¿Cómo estás?”, hiciéramos una pausa para viajar al interior y sentir?, ¿Qué pasaría si hiciéramos un alto para conectar con el cuerpo y detectar las emociones que están presentes?

Existe una herramienta que se llama “Mood Meter” o Medidor Emocional (Figura 1) que fue creada para ayudarnos a identificar cómo estamos y a ponerle nombre a la emoción predominante que sentimos en cierto momento.

El medidor emocional es una gráfica que distribuye emociones en cuatro cuadrantes combinando dos variables: nivel de energía y nivel de satisfacción. Puede darnos mucha información con respecto a nuestro mundo emocional.

FIGURA 1

¿Cómo usamos el medidor emocional para identificar nuestras emociones?

En su libro, Marc Brackett comparte las siguientes instrucciones:

Paso 1. Conecta con tu cuerpo y responde la pregunta: ¿Cómo está tu nivel de energía?, ¿Alto o bajo?

Paso 2. Dedica unos momentos a decidir: ¿Cómo está tu nivel de satisfacción?, ¿Alto o bajo?

Paso 3. Identifica el cuadrante en que te coloca la combinación de tu nivel de energía con tu nivel de satisfacción:

  • Amarillo. Esquina superior derecha. Alto nivel de energía y alto nivel de satisfacción. Las emociones que viven esta zona son, por ejemplo, felicidad, entusiasmo, optimismo, alegría, inspiración, esperanza. Las sensaciones físicas congruentes con estas emociones son sentirse lleno de energía, caminar erguido, hombros derechos, mirada al frente.
  • Verde. Esquina inferior derecha. Bajo nivel de energía y alto nivel de satisfacción. En este cuadrante el tipo de emociones que habitan son serenidad, paz, gratitud, contemplación. La sensación física es de tranquilidad, de movimientos lentos, respiración lenta, hombros relajados.
  • Azul. Esquina inferior izquierda. Bajo nivel de energía y bajo nivel de satisfacción. Cuando estamos en el color azul las emociones son tristeza, depresión, nostalgia, melancolía, preocupación, angustia. Las sensaciones físicas que las acompañan pudieran reflejarse como hombros caídos, mirada hacia abajo, cuerpo retraído.
  • Rojo. Esquina superior izquierda. Alto nivel de energía y bajo nivel de satisfacción. El área roja es territorio de emociones como enojado, ira, traición, furia, miedo, pánico. Físicamente este estado emocional se traduce en músculos contraídos, ritmo cardiaco acelerado, visión de túnel, movimientos rápidos y bruscos. Alerta máxima que nos prepara para pelear o escapar.

Paso 4. Identifica la palabra que mejor describe la emoción predominante utilizando la Figura 2.

FIGURA 2

Cuando tenemos un vocabulario emocional amplio es posible identificar con mucha más precisión cómo nos sentimos y generar soluciones hechas a la medida.

¿Cómo podemos usar el medidor emocional en el día a día?

  • Haz pausas durante el día para identificar cómo están tus niveles de energía y satisfacción. Si tienes a la mano el medidor emocional, decide cuál es la emoción que mejor te describe en ese momento. Si la emoción te gusta, disfrútala y trata de identificar qué la provoca. Si la emoción te incomoda, molesta o duele piensa en una pequeña acción que puedas hacer para cambiar tu estado emocional. Recuerda también mostrar curiosidad con esa emoción para escuchar el mensaje que tiene para ti.
  • Pega el medidor emocional en un lugar visible. Puede ser en tu casa, tu lugar de trabajo o como fondo de pantalla de tu celular. Compártelo con tus amigos, tus hijos, tu pareja, tu equipo de trabajo. Una manera linda de comenzar una interacción en una reunión es haciendo un “check-in” emocional. Cada integrante dedica unos momentos a identificar su emoción predominante y compartir de “qué color viene vestido hoy”. A los hijos podemos mostrarles el tablero y pedirles que nos digan en cuál cuadrito están.
  • Existen también la aplicación “Mood Meter” que puedes descargar desde tu celular. En este espacio puedes registrar tu emoción predominante, recibir ideas para cambiar de estado emocional (si es que quieres hacerlo). Además, va generándose un archivo de tus emociones que sirve para darte una idea de cuál es tu estado emocional predominante.

Si aprendemos a identificar, expresar y dirigir nuestras emociones, incluso las más retadoras, podemos utilizarlas para ayudarnos a crear vidas más plenas y positivas.

Ahora si…

¿Cómo estás hoy?

El Podcast de Bienestar con Ciencia

Quiero compartirte con mucha ilusión y felicidad el lanzamiento de mi podcast “Bienestar con Ciencia”.

Me siento muy emocionada porque este sueño llevaba mucho tiempo haciendo fila en mi “Bucket List”. Hoy ya es una realidad.

Este proyecto fue muy paciente conmigo. Tuvo la gentiliza de esperar a que el universo se acomodara para darle salida y a que yo diera el paso valiente.

En este podcast vamos a explorar los caminos en donde habita la felicidad, conocer hábitos y compartir estrategias, basados en ciencia, que podemos integrar a nuestra rutina diaria para vivir más felices.

Quiero generar conversaciones alrededor de la felicidad, desbaratar mitos, y compartir estrategias que funcionan. Vamos a explorar las ideas de los autores y estudios más destacados en el tema. Te contaré mis propias experiencias en este recorrido y, en ocasiones, tendremos invitados que nos dejarán enseñanzas para mejorar nuestra calidad de vida.

Deseo que disfrutes mucho este podcast, pero sobretodo, que te inspire a hacer un cambio que te permita ser feliz en el trayecto.

Suscríbete en Spotify o en tu plataforma favorita.

Te espero en el primer capítulo. Aquí te dejo el vínculo:

PD. Quiero aprovechar este espacio para darle las gracias a Ruidoso por ayudarme a convertir este sueño en realidad. Te comparto el link a su página, por si hacer un Podcast está en tu lista de proyectos: https://www.facebook.com/RuidosoMkt/

Viviendo entre opuestos

Blue Characters Full Length Vector art illustration.Copy Space.

La semana pasada escuché una entrevista que le hizo Brené Brown el expresidente de Estados Unidos Barak Obama en su Podcast “Dare to Lead”. No me acuerdo cómo llegué al episodio o qué me llevó a darle clic. Quizá un empujón del universo, porque en ese espacio pusieron en palabras algo que he estado sintiendo intensamente y no sabía cómo explicar.

Hablaron sobre la habilidad que tienen los grandes líderes para sostener la tensión que genera la existencia simultanea de situaciones en conflicto. La capacidad de estar en el centro siendo jalado por los extremos de emociones opuestas y tolerar la incomodidad de la ambigüedad sin paralizarse o reventar.

He vivido justo así en las últimas semanas, tironeada entre emociones encontradas. Creo que todos hemos estado iguales.

En un mismo día nos toca entristecernos por la muerte de un ser querido y celebrar el cumpleaños de otro. Trabajar con la angustia profunda que produce tener a un familiar grave en el hospital y sentir felicidad por completar con éxito una presentación. Anhelar abrazar a tus padres porque los quieres con todo el corazón y, por esa misma razón, no hacerlo.

Este concepto aplica para todas esas veces en que estamos al centro de dos situaciones que evocan deseos encontrados. Consolar a uno de tus hijos porque no entró a jugar a la cancha, al mismo tiempo que brincas de alegría porque su hermano fue el campeón goleador. Adorar a tu bebé recién nacido y sentir ganas de devolverlo después de tres noches sin dormir.

La tentación de no hacer nada es muy grande y las probabilidades de quedar inmovilizados también. Y es que los espacios donde habitan la vulnerabilidad y la incertidumbre producen una incomodidad que es difícil de aguantar. Pero es justo ahí donde podemos transformarnos.

Transformarnos para salir de la mentalidad de crisis de la que hablábamos en la publicación pasada. Transformarnos para vivir, en lugar de sobrevivir.

Me quedé pensando en qué podría sernos útil en los meses que vienen.

Necesitamos conectar mucho más con el concepto de humanidad compartida. Es urgente reconocer que no estamos solos. Cada una de nuestras acciones repercute en la red de alguien más y en el ecosistema en que vivimos. ¿Qué pasaría si conectáramos más con el amor y la bondad?, ¿Qué pasaría si dejáramos de sentirnos invencibles?, ¿Qué pasaría si nos cuidáramos en lo personal para proteger a los demás? Quiero pensar que, si nos reconocemos parte de un todo, los incentivos para conducirnos de manera responsable aumentan. Si conectamos con una causa más grande que nosotros mismos, usar el tapabocas, mantener distancia y evitar reuniones adquieren un nuevo sentido.

Nuestro peor enemigo es la indiferencia. Somos nosotros, nos toca a nosotros, te toca a ti y me toca a mí. Nuestro mundo necesita de más generosidad, más cariño, más acción y menos “me vale”. Tenemos que estar más presentes, regresar de nuestras cabezas y de los mundos que nos creamos para escapar. Es aquí donde tenemos que estar, entrándole duro a contribuir positivamente y dejando de esperar que otros hagan el trabajo. La suma de nuestras buenas voluntades y acciones individuales puede hacer la diferencia.

Me gusta pensar que entre más aportemos todos juntos a la solución de la pandemia, menos seremos jalados a los escenarios dolorosos que produce.

2020: Una película surrealista sin guión

Y de pronto llegué al final del 2020, el año más bizarro que me ha tocado vivir. Separé un rato para tratar de entender de qué se trató esta película surrealista sin guión a la que me aventaron sin preguntar.

Todavía no decido si despedir al 2020 con una mentada de madre o nada más dejarlo pasar. De lo que sí estoy segura es que su partida me hace muy feliz. Soy del bando de las que se emocionan con el cambio de año. Al viejo le dejo las tristezas, los dolores, los malos ratos; al nuevo, lo visualizo lleno de cosas buenas, posibilidades y sueños por cumplir. Siempre me han gustado las páginas en blanco.

Estas son mis reflexiones.

El amor es poderoso. Aprendió a filtrarse a través de pantallas, tapabocas, caretas, lentes, guantes, trajes amarillos. Encontró la manera de hacerse sentir por chat con palabras escritas, símbolos, mensajes de voz, manos emparejadas con vidrios de por medio, aplausos y música desde los balcones. En este año de medias caras, los ojos fueron protagonistas. Hicieron todo: sonreír, gritar, acompañar, consolar, envolver, abrazar, llorar.

Viviendo entre duelos. El sueldo emocional fue brutal en 2020. Sufrimos diferentes tipos de perdidas. Pérdidas humanas, pérdida del contacto social, del trabajo, proyectos detenidos, viajes cancelados. Perdimos la paz interior, la libertad de movimiento, el sentido de normalidad, la rutina, la posibilidad de planear más allá de una semana.

El tiempo y el espacio se volvieron locos. No tienen idea de nada. Se borraron las líneas que dividen al viernes del sábado, al domingo del lunes. Todos los días saben igual. Da lo mismo sin son las 9:30 de la mañana o las 7:45 de la tarde. Se unificaron los espacios: el comedor es el salón de clases; la recámara, es la oficina; el cuarto de tele, la cancha de basquetbol. Hay días en que las horas tienen 180 minutos y meses que duran una semana. El tiempo pasa lento y rápido al mismo tiempo.

Por otro lado, que contradicción esta la de finalmente entender que el tiempo vuela, sentir prisa para salir a vivir y no poder hacerlo porque el aire se ha vuelto peligroso, porque el freno de mano está puesto. ¡Qué ansia esto de esperar a que el mundo se abra otra vez!

Aprender a soltar el futuro. Hace unas semanas me atrapó el título de un artículo en la revista The Economist: “El año en que el futuro se canceló”. ¡PUM! De esos encabezados que lo dicen todo.

Me acuerdo de abril. En una semana se borró mi agenda de todo el año. Un mensaje tras otro para comunicar lo mismo: “debido a la contingencia sanitaria hemos decidido cancelar/postergar la conferencia/taller/vuelo/viaje”. En una semana me quedé sin trabajo, en una semana se esfumaron mis planes y los de mi familia. En 2020 coleccionamos eventos que no sucedieron por el Coronavirus, aviones no tomados, lugares no visitados, aventuras no vividas, fiestas de cumpleaños no celebradas, besos y abrazos no dados.

En ese artículo algo resonó en mí. Hay un tipo de felicidad que viene de anticipar y saborear el futuro, de imaginar cómo serán las cosas. Nos entusiasma la cena del próximo viernes con amigos, del paseo, la ida al cine, el desayuno con amigas, el café para escribir. Nos motiva el compromiso de la siguiente conferencia en vivo, la vuelta a la universidad para dar clase. Aguantamos el martes porque pronto viene el sábado. Este año tocó vivir en el presente, un día a la vez.

¿Cómo sí? Esta crisis nos obligó a transformarnos en pleno vuelo. ¿Te has puesto a pensar en todo lo que ha cambiado en respuesta a la pandemia? Hemos tenido que encontrar la manera de seguir haciendo nuestra vida, de aprender a usar nuevas tecnologías, de cambiar el hábito de tallarnos los ojos con las manos. Hemos tenido que hacernos flexibles, moldeables, ágiles. En mi caso, la pregunta clave para navegar en este océano alebrestado ha sido: ¿cómo puedo seguir haciendo lo que me hace vibrar? Y entonces se me ocurren ideas. Y entonces vuelve la esperanza.

Parteaguas. Me parece que, de una u otra manera, dividiremos nuestras vidas en antes y después del Covid. Ni en mis sueños más locos me hubiera imaginado siendo parte de un evento que quedará registrado en la historia. Este fue el año en que estar juntos se volvió peligroso; abrazar y besar, prohibido. El año en que vivimos “online” y con GPS en permanente estado de “recalculando la ruta”.

Me inquietan las posibles secuelas. No sé, por ejemplo, cómo afectará esto a mis hijas que están en preparatoria, la época en la que todo lo que sucede no está sucediendo ahora. Algún día nos toparemos con las fotos que tomamos este año con tapabocas y la odiada susana distancia. ¿Qué pensaremos entonces?

Los pequeños detalles son los grandes. Extraño los tenis, chamarras, sweaters, termos y calcetas aventados en el asiento trasero de mi coche. Ese era un desorden congruente con partidos de voleibol y basquetbol, planes en casas de amigas y clases en el colegio. Extraño respirar sin miedo y las noches sin pesadillas.

Nueva normalidad. Tapabocas desechables, de tela, con filtro, con diseño, con logo de marca fina, como una prenda más que combinar, tirados en las banquetas. Caretas de plástico, guantes, gel antibacterial, tapetes con líquido para desinfectar zapatos. Círculos dibujados en el suelo a 1.5 metros de distancia entre sí. Termómetros que no sirven en la entrada de los comercios -un día registré 32 grados y me dejaron pasar porque creyeron que estaba viva-. Pasaportes, visas y maletas irrelevantes. La casa siempre llena, desapareció el silencio, la privacidad también. El internet fundamental, el ancho de banda crítico. Desfile de coches para festejar cumpleaños, saludar de lejos, ley seca, “lockdowns”, distanciamiento social, hospitales saturados, miles de muertos.

La gratitud es la herramienta más importante. Y a pesar de todo, me siento agradecida con el 2020. Hay tanto que sí tenemos y sí podemos hacer. Aprendí cosas nuevas como soltar el control, vivir en el caos, tolerar la incertidumbre. Este año fue una gran oportunidad para descubrir qué es lo importante, encontrar los detonadores que nos revelan dónde no somos libres. Conocí a personas maravillosas, regresaron las oportunidades de trabajo y formé parte de proyectos retadores e inspiradores, descubrí que somos más resilientes de lo que pensamos, crecí como persona, pasé horas en la montaña, mi familia está completa y ya viene la vacuna. Sí pudimos.

Ahora vamos por el 2021. No quiero ni imaginar las toneladas de responsabilidad que siente el año nuevo sabiendo que la mirada de la humanidad entera está enfocada en él.

Hoy es un buen día para trazar las metas del año que empieza.

Antes de arrancar con una lista de propósitos de nuevo ciclo es importante dedicar tiempo a pensar lo siguiente: ¿Cómo quiero sentirme?, ¿Qué emociones quiero sentir?, ¿Qué experiencias quiero tener?

Con frecuencia hacemos listas de lo que queremos… Viajar por el mundo, un trabajo estable, un auto nuevo, escribir una novela, encontrar una pareja, tener buena condición física. En realidad, lo que andamos buscando es cómo queremos sentirnos… Libres, independientes, creativos, amados, sanos. Andamos detrás de una manera de sentir. Es por aquí que tenemos que empezar antes de definir nuevas metas.

Yo quiero sentir paz, libertad, claridad, amor, creatividad, diversión, curiosidad, valentía.

Me quedo con la frase de Mark Twain como guía para lo que viene:

“Dentro de 20 años lamentarás más las cosas que no hiciste, que las que hiciste. Así que suelta amarras y abandona puerto seguro. Atrapa el viento en tus velas. Sueña. Explora. Descubre”.

¡Feliz año nuevo!

Una Navidad de pandemia

¿Alguna vez te imaginaste que el modo pandemia llegaría hasta Navidad?

Cada vez que me siento a escribir me estrello con el tiempo. En marzo, cuando nos mandaron a nuestras casas, en mi mente dibujé dos semanas. A partir de entonces, pongo la esperanza en el evento inmediato siguiente.

Pasó el verano, un semestre completo en la universidad, Halloween, el Día de Muertos, mi cumpleaños. Llevamos 9 meses, casi 7 cuarentenas. Navidad es la próxima semana. No quiero ni imaginar las toneladas de responsabilidad que siente el 2021 sabiendo que la mirada de la humanidad entera está enfocada en él.

Entre todo esto, me tocó estar en una conversación de dos bandos con relación a las celebraciones navideñas e intercambios de regalos. Por un lado, estaban los que decían: “aceptemos que este año ya valió, que todo está muy complicado, nada de intercambios, ni de regalos debajo del pino” -OK, si estoy exagerando un poco- y; por el otro, estaban los que decían “por esto mismo hay que echarle más ganas, más cariño, cuidar más los detalles”.

Desde que arrancó la temporada del año, en que ser feliz parece ser obligatorio, yo brinco de bandos. Un día tiro la toalla y al siguiente la recojo. Supongo que lo mío tiene que ver con el clima.

Estuve tentada a anunciar un brote de Coronavirus en el Polo Norte. Santa, pensando que por ser Santa estaba exento de enfermarse, fue descuidado con el uso del tapabocas. Santa tiene Covid, se le complicó por el sobrepeso y está en terapia intensiva. El pronóstico es reservado.

También pensé en sacudirme el pendiente entregando unos “Vale por___” canjeables la próxima navidad o cuando llegue la vacuna, lo que suceda primero.

Sólo que ninguna de esas opciones me convenció.

La mera verdad es que me siento más alineada con la idea de ponerle ganas. Y con esto no quiero decir que hay que salir a regalar cosas materiales o intentar compensar el encierro, los planes cancelados y la desaparición de la raya que separa al fin de semana del resto de los días con un exceso de regalos materiales. Lo que quiero decir es que, creo que una buena manera de hacerle frente a esta pandemia es justo con lo esencial.

Es muy difícil eliminar las ganas de mostrar nuestro amor con un regalo. Este año yo siento más ganas de regalar que otros y sospecho que justo es porque quiero “compensar”. Sin embargo, pienso que el mejor regalo que podemos darle, no sólo a las personas que queremos, sino al mundo entero, es cuidarnos.

Mis memorias navideñas más lindas no tienen nada que ver con lo que recibí de regalo. Lo que recuerdo con claridad es a mi mamá horneando galletas y yo metiendo las manos en la masa, a mi papá asomado por la ventana listo para avisarnos si pasaban los renos, la corona de adviento que llegaba a la Navidad con sus 4 velas disparejas. Recuerdo también cuánto nos divertíamos mis hermanos y yo inyectándole vino al pavo la noche del 23, el olor a comida que inundaba toda la casa desde la mañana del 24, la música, la mesa puesta, el recalentado. Ahora repetimos las tradiciones para la siguiente generación.

Por más que busco no encuentro nada material rescatable en mis memorias. Lo que se queda en el corazón es lo que vivimos, cómo lo vivimos y con quién lo vivimos.

¡Mis mejores deseos para ti en esta navidad!

Crónica de maestros, estudiantes y padres agotados

La pandemia ha enloquecido al tiempo. Desde mi punto de vista, se ha deschavetado, se le han borrado las fronteras. Hay días que duran 54 horas porque a los minutos se les olvida pasar y hay meses que duran una semana, por ejemplo, noviembre.

Esta falta de ritmo del tiempo tiene como efectos secundarios que mi rutina de escribir se haya vuelto aleatoria. Se me desprogramó la rutina de publicar una vez por semana o quizá toda yo perdí la configuración.

No es que me falten temas para escribir. Creo que el problema es el contrario. Tengo tantas cosas en la cabeza, ideas, y ganas de arrancar proyectos que de pronto no sé por donde empezar. Así que les pido a ellos que se pongan de acuerdo en el orden y me avisen. Pero sucede que se arremolinan en la puerta de salida, se pisan y terminan por aplastarse mutuamente. ¡Maldito tiempo distorsionado!

Pero bueno. A veces llega un tema que no se detiene a negociar con los demás y sale. Ojalá todos fueran tan decididos.

Hace unos días hablé con la directora de una secundaria para ponernos de acuerdo en los detalles y contenido de un programa de entrenamiento para sus maestros. Me platicó del panorama y contexto que están viviendo en esta nueva realidad de dar clases a través de una pantalla. Nos quedamos hablando buen rato. Fue una conversación agridulce.

En este tema tengo una perspectiva desde varios los ángulos. Soy maestra en línea de estudiantes de carrera; mamá de niñas que toman clases desde su sillón favorito en la casa; y soy alumna en un programa de coaching. Al salón de clases en Zoom llegamos todos en un clic.

¿Qué te puedo decir?

Como mamá puedo espiar a los maestros de mis hijas y darme cuenta de lo que ellas hacen detrás de la pantalla; como maestra, el reto es mantener la atención de mis estudiantes e intentar crear una atmosfera lo más parecida a la presencial; como estudiante, caigo en las mismas las tentaciones que mis alumnos e hijas.

Punto de vista de maestros.

Lo primerito que voy a decir es que admiro a los maestros más que nunca. A mi me toca fácil. Mis estudiantes son de carrera y son independientes. ¿En qué sentido? En todos. Conocen sus horarios, entran solos a sus clases, tienen experiencia aprendiendo en línea, son capaces de quedarse sentados y, lo más importante de todo, me dicen qué hacer cuando se me atora la tecnología.

El reto es MUY diferente para maestros de niños pequeños. Hace un par de meses me tocó darle clase a un grupo de maestros, muchos de ellos de kínder y primaria baja. Su labor es titánica. ¿Cómo le hacen para mantener sentado a un chiquito frente a una pantalla para explicarle matemáticas, cuando tienen a sus juguetes, a sus hermanos, a sus mascotas y a Netflix a la mano?

Me tocó escucharlos angustiados porque en su corazón vive el deseo de apoyar a los niños, pero la logística no ayuda. Se desvelan adaptando materiales, inventado actividades y trabajan más que nunca. Usan títeres, cantan, bailan, juegan. Están agotados. Están preocupados porque ahora que hay ventanas a la vida de los niños en casa, lo que ven o escuchan no siempre es agradable. Y el recurso del cariño y el acompañamiento en tercera dimensión no está disponible en línea. Todavía no inventan el botón que les permita agacharse para ponerse a la altura de un par de ojos asustados y comunicar que no están solos.

Los maestros antes teníamos privacidad. Esta pandemia ha convertido los muros de nuestros salones en paredes de cristal. Ahora nos toca dar clases metidos en una pecera o en un aparador. Somos escuchados, observados y evaluados por nuestros alumnos y sus padres que se sienten parte del grupo.

Por el lado bueno, esto nos obliga a prepararnos mejor. Por el lado malo, sabernos vigilados o grabados, no hace más tibios y menos espontáneos.

Ahora, de pronto y de la nada, aparece una mamá en pantalla, colgada de alguna de las esquinas e interrumpe la sesión: “Miss, ¿te podrías quedar cinco minutos después de la clase?, tengo un comentario y una duda de la tarea”. Mamás y papás… ¡Por favor, no hagan esto! La cortesía pre-pandemia de pedir citas con los maestros para atender temas aún aplica. Si antes no te aparecías en el salón, no entres por la pantalla ahora. Tus hijos también te lo agradecerán.

Todos somos vulnerables. Mostramos nuestras casas y espacios más íntimos, aparecen nuestros familiares, suena el timbre, ladran los perros, discuten los hermanos. Es posible tomar fotos o videos y convertir a personas en “stickers” que luego circulan en redes sociales. La lista es larga.

Este semestre me tocó, por primera vez en veinte años, arrancar en Zoom. Tengo un grupo maravilloso de chavos involucrados y comprometidos que hacen todo sencillo. Darles clase ha sido un gozo. Sin embargo, me destantea no verlos a todos al mismo tiempo. Me falta el recurso de la visión periférica. Puedo ver a la persona que habla, pero no la reacción de los demás. Y si comparto mi presentación entonces ya no veo a nadie. Estando en el salón físico tengo visibilidad de lo que sucede con mis estudiantes. Puedo ver sus caras, sus gestos, sus posturas. Tengo una muy buena idea de si el material les gusta y queda claro. Esto me permite alinear y balancear en el instante. Puedo darme cuenta de quién tiene sueño, quién está aburrido, quién tiene ganas de ir al baño. Puedo sentir la energía. La interacción es diferente. Deseo con ansias regresar a la modalidad presencial.

Punto de vista de estudiantes.

Es un reto gigante mantener la atención en la pantalla, aún y cuando la clase es divertida. Pero es casi imposible lograrlo cuando el maestro o maestra es de corte calmado, voz bajita y se esconde detrás de diapositivas retacadas de información. La tentación de apagar la cámara y dejar al maestro hablándole a nuestro retrato es enorme. El botón de mute es una chulada, permite escuchar música y tener la televisión prendida. Y ya si combinas cámara apagada con micrófono cerrado, puedes hablar con las personas a tu alrededor, tomar llamadas de teléfono, acomodar un cajón y hasta servirte de cenar.

De lo más lindo de estudiar es interactuar con los demás. Intercambios de miradas cuando el maestro no ve, saludos en los pasillos, pláticas entre clases, planes con amigos. La vida social alrededor de los estudiantes es quizá la educación más importante.

Los estudiantes están al aborde de un ataque de nervios. Pareciera que los maestros están compensando la ausencia en el salón de clases con toneladas de trabajo adicional. Tareas kilométricas y acartonadas tienen a los chavos rehenes de la computadora horas y horas. No está divertido ser un adolescente en cuarentena.

Punto de vista de mamás.

Me toca escuchar las clases de mis tres porque las computadoras están por todos lados. Hay maestros que me caen bien y otros que me parecen insufribles. Juzgo lo que dicen y cómo lo dicen. Tengo algo que decir de su tono de voz, de la energía que le imprimen a la clase, de la manera en que interactúan con el grupo. También tengo opiniones sobre el contenido, la entrega y la resolución de dudas.

Percibo a los maestros que están felices dando clase y a los que están odiando cada minuto. Y voy a confesar que se me han salido comentarios en voz alta del tipo: “Claro que no, eso no es cierto” o “tu maestra anda de pésimo humor hoy”. Lo único que logro es confundir a mis hijas. O sea, hago justo lo que no quiero que me hagan a mi cuando doy clase.

Hay maestros que se invierten a fondo para hacer la clase divertida, que le meten un montón de creatividad, buena vibra y compasión. Me fascina en especial una maestra de voz dulce y cariñosa que pide a sus alumnos prender la cámara y dejarle saber que están presentes, aunque sea con un brazo, un hombro o un pedazo de frente.

Al igual que mis estudiantes, mis hijas son independientes. No quiero imaginar lo es tener que vivir este proceso con niños chiquitos. Las historias que me cuentan las mamás y papás en esta situación me dan terror. Tienen que sobornar, amenazar, negociar con sus hijos para que se conecten. Incluso tienen que hacer la clase de educación física, dar saltos en la sala y hacer ejercicios de estiramiento junto con sus creaturas para lograr que lo hagan. Todo esto estresa la relación entre padres e hijos.

Como mamá tienes que estar muy atenta a por dónde caminar o gatear, según sea al caso. Si se te ocurre bajar en pijama por una taza de café y tus hijos olvidan avisarte que la cámara está encendida apareces con tu look mañanero en el salón virtual. ¿Algún día imaginaste que entrarías al salón de tus hijos en bata? Yo tampoco.

Y lo que es para todos.

El coctel está potente. Nos toca enseñar y aprender en medio de una situación hostil. Nos toca manejar la depresión, la apatía, el aburrimiento, el cansancio, el tedio propio y el ajeno. Las nuevas demandas son muchas y la carga emocional brutal. La temporada de malas noticias más que lluvia, parece monzón. El duelo es constante. La paciencia se agota y la pantalla nos tiene aplanados. Tenemos fatiga de Zoom.

Pero somos fuertes.

Estamos en fase de remodelación y readaptación en todos sentidos. ¿Cómo lograr apoyar a nuestros estudiantes en esta nueva realidad?, ¿Cómo lograr el involucramiento de nuestros hijos?, ¿Cómo transformarnos para facilitar el aprendizaje, al mismo tiempo que mantenemos la cordura?, ¿Cómo cuidar nuestro bienestar?, ¿Cómo mantenernos resilientes? En esto estamos.

Los maestros que tienen una verdadera vocación de enseñar están haciendo lo posible por apoyar a nuestros hijos. Ya están haciendo algo extraordinario. ¡Gracias!

Sin piso

Hoy desperté y no encontré el suelo. Bajé los pies de la cama y como no había dónde pisar, me quedé flotando. Hay días en que el piso desaparece y no queda más alternativa que dar vueltas en el aire esperando a que se dibuje una equis para saber dónde aterrizar.

Anduve indefinida algunas horas. Esperando a ver en qué me convertía o en qué se cristalizaba lo que sentía. Hay días en que amanecemos sin contorno.

Esa nube que me atravesaba sabía a nostalgia, a melancolía, a miedo, a todo lo que extraño.

Bajo nivel de energía, mucho movimiento emocional, atrapada en mi cabeza.

Sé que algo falta porque siento un agujero. Extraño a mi gente y a la gente. Quiero abrazar a mis papás, a mis hermanos, a mis sobrinos, a mis amigos. Quiero conocer a mis alumnos en tercera dimensión. Quiero sentarme en un café a escribir. Quiero que regresen mis conferencias en vivo. Quiero andar por ahí sin tapabocas y sin temor a respirar enfermedad. Quiero ver caras completas.

Me gustaría caminar por una calle angosta y empedrada en algún otro país buscando bicicletas con su canasta recargadas esperando a sus dueños, puertas azules, candados interesantes, grafitis o pedazos de pared descarapelados. Se me antoja tomar una cerveza con música en vivo de fondo y una buena conversación.

La distancia a cualquier lado parece haberse triplicado y el tiempo se arrastra como cansado, como desganado, como si hubiera perdido el ritmo. Está enloquecido. Ayer era marzo, mañana es Navidad.

Parecía que hoy sería un día de esquina de sillón, de pedirle a un libro que se encargara de mi y me prestara un mundo alternativo. Lo intenté. Pero entre renglones, eso que sentía empezaba a dibujar siluetas que no me gustaban. Les soplaba para disolverlas con la esperanza de que agarraran una forma diferente, más agradable, más digerible. Hasta que entre líneas pude darme cuenta de que hoy no era día de lectura, sino de moverme en la naturaleza.

Para salir de mi cabeza y quitarle lo abstracto a pensamientos y emociones, para mi no hay mejor receta que bicicleta en la montaña. El ritmo de los pedales me alinea y balancea.

Como yo no sabía describir con precisión cómo me sentía, la montaña me prestó una imagen.

Levanté la vista y me topé con el árbol en la foto de esta publicación.

Al árbol también le falta piso.

Una parte de sus raíces flotan en el aire, está pandeando, como a punto de caerse. A primera vista parece frágil.

Me bajé de la bicicleta para verlo con detalle.

Sí, una buena cantidad de raíces no tienen de dónde pescarse. Pero este árbol ha sabido compensar la falta de suelo y adaptarse a su nueva realidad haciendo crecer sus brazos hacia los lados. Las raíces que aún tienen tierra debajo son sólidas y fuertes; las nuevas, han descifrado que sí no hay de dónde agarrarse abajo, pueden estirarse horizontales hasta alcanzar una orilla donde fijarse.

Este árbol, que a lo lejos parece estar a punto de quebrarse, está lleno de hojas verdes y sus ramas apuntan al sol. Sospecho que su secreto está en que se sostiene del cielo, no del suelo.

Resiliencia. Adaptación. Nuevas posibilidades. Esperanza.

Entonces me fijé en el cielo azul, en las mariposas, en lo majestuoso de mi alrededor. Me puse en sintonía con los sonidos de la montaña y me metí en ella. Rodé a hasta mi lugar favorito para escribir. Allá en ese rincón corre un hilo de agua que hace música y contagia paz.

Sí vamos a poder.

Bailando con demonios

Vengo caminando de regreso -y de puntitas- a esto de escribir. Rompí mi récord personal de semanas sin publicar y ando con la confianza disminuida.

Estamos en octubre, llevamos unos 8 meses conviviendo con el Covid. Los días pasan al mismo tiempo rápido y lento.

La semana pasada di un par de conferencias sobre estrategias para cuidar nuestra felicidad en tiempos de pandemia – más bien, a estas alturas de la pandemia-. Cuando recién empezó esta contingencia me invitaron a hablar varias veces sobre el mismo tema, así que abrí el archivo para trabajar en la presentación y actualizarla. Me di cuenta de que muchas de las herramientas que compartí a principios del año para hacerle frente a este fenómeno ya no aplican.  

Los primeros meses de pandemia fueron diferentes a estos últimos meses.

Me atrevo a decir que al inicio la tratamos como a una novedad, con sorpresa y una buena dosis de escepticismo. Una exageración pasajera que teníamos que administrar por un tiempo corto. Al menos, así fue para mi.

Iniciamos el confinamiento casi emocionados. Organizamos actividades en familia, manualidades, juegos de mesa, películas, cientos de reuniones por plataformas virtuales con amigos y familiares. Agradecimos el descanso, la oportunidad de estar en casa, de evitar horas de tráfico y desentendernos de eventos sociales, nos parecía buena onda arreglarnos de la cintura para arriba nada más. Le pusimos buena cara y mucho entusiasmo. Creíamos que esto duraría poco, un par de meses a lo mucho.

Pero sucedió que terminó el año escolar, pasó el verano, empezó otro año escolar, ya estamos en otoño, Halloween está a la vuelta de la esquina y aún no se ve la línea de meta. Espero con todo que esté pasando la hoja del 31 de diciembre -sigo poniendo nuevas metas de llegada-.

En la primera ola del Covid y en las primeras semanas de cuarentena, algunas de las recomendaciones estuvieron muy dirigidas a tolerar estar contenidos en nuestras casas: utiliza las escaleras para hacer cardio, cuida tu rutina de sueño, levántate a la misma hora, arréglate, arma rompecabezas, intenta recetas nuevas, mantente en contacto con tus seres queridos, medita, date permiso de ir más despacio.

Hoy ya no estamos tan guardados ni tan restringidos. Es posible salir a caminar, hacer ejercicio, algunas actividades comienzan a reactivarse.

Hemos recuperado algo de terreno y movilidad, pero seguimos siendo acechados por el Covid. Y después de meses de su andar entre nosotros, sus efectos colaterales están empezando a manifestarse.

Estamos cansados, dolidos, asustados, preocupados, ansiosos, estresados, llenos de tedio, incertidumbre y hartazgo. Cualquier mala noticia, por pequeña o grande que sea, ya se monta sobre el desgaste acumulado.

No sé cuántas olas de este virus tendremos, pero ya están llegando las marejadas de sus consecuencias en cuestiones económicas, sociales y de salud mental. Las crisis de la crisis.

Las empresas que aguantaron y retuvieron a sus colaboradores en solidaridad, ahora se ven obligadas a recortar talento humano para bajar sus costos. Están desocupando pisos enteros de oficinas y cambiando de manera considerable la manera en que operan.

Las mamás se han convertido en maestras. El reto ya no es sólo entretener niños con actividades dentro de casa, ahora tienen que dar seguimiento al colegio en línea. Hay que cumplir con planes de estudio, mandar tareas, amenazar y sobornar hijos para que se conecten a sus clases y no a Tik Tok. Entre que todo esto sucede hay que sacar adelante las obligaciones de casa y trabajo. Los únicos cinco minutos libres se logran estando encerrada en un clóset. El café americano de las mañanas está a dos días de ser reemplazado por café irlandés. Matrimonios están volando por la ventana.

A estas alturas, me parece que la gran mayoría de nosotros hemos sido tocados de cerca por este virus. Conocidos, amigos o familiares que se han enfermado o incluso que se han ido. Estamos en duelo permanente. Por una cosa o por la otra.

Todo lo anterior se traduce en estrés, en ansiedad, en miedo. El sueldo emocional que hemos pagado en estos meses empieza a pasar la factura.

Hace un par de semanas caí en la cuenta de que estoy bailando con demonios a los que creía haber vencido. Angustias y miedos del pasado han estado apareciendo otra vez. Danzan a mi alrededor, me susurran al oído, interfieren en mis sueños, me aprietan la garganta, me desordenan los pensamientos, me hacen dudar.  

Y no sólo estoy bailando con los míos, sino también con los de mi gente.

Están asomando la cabeza aquellas preocupaciones que provocaban pesadillas, la necesidad de controlar, la ansiedad de separación, el miedo a estar enfermo. Esos demonios que estaban apaciguados están agarrando ritmo otra vez. Están haciéndose presentes en la pista emocional y mental.

No compré boleto ni hice reservación para participar en esto. Pero aquí estoy, abriendo la caja de herramientas y preguntándome todos los días… ¿Cuál es mi mejor versión hoy?, ¿Qué necesito para mantenerme bien?

Algunas estrategias que eran relevantes al inicio de la pandemia ya no aplican.

¿Cuáles si pueden funcionar?

Las más básicas siguen estando vigentes: comer bien, dormir suficiente, cuidar nuestra salud, hacer ejercicio, mantenernos muy conectados con las personas que queremos, meditar para manejar el estrés, encontrar momentos para hacer lo que nos gusta, apreciar los pequeños detalles, practicar la gratitud y la compasión.

Y si no son suficientes…

Lo que sigue es buscar ayuda profesional. Hacer contacto con terapeutas, psicólogos, grupos de apoyo, coaches. La depresión, la ansiedad y el miedo crecen en el silencio, en la oscuridad y la soledad. No dudemos en pedir apoyo. No hay lugar para tabúes, ni culpa, ni pena.

Cuidar nuestro bienestar emocional y salud mental es prioridad.

 

Neblina mental

brain fog

Ayer desperté con los cables cruzados. Fue una de esas mañanas en que abres una ranura con el ojo derecho y, desde ya, sabes que el camino es cuesta arriba. Neblinas mentales y coctel emocional.

Está por terminar agosto pensé. De ahí hice cuentas. Se fue la primavera, al verano le falta poco. Sospeché que el otoño y el invierno se irán por el mismo pandémico lugar. Y entonces las paredes se me cayeron encima.

Para este “mood”, el remedio para mi es salir a correr o andar en bici. La cadencia de las pisadas o de los pedales, me ayuda a despejar los remolinos emocionales y las nubes mentales. Nota: las herramientas funcionan.

Decidí correr escuchando un podcast. Encontré en “The TED Interview”, un episodio con el nombre: “Elizabeth Gilbert dice que está bien sentirse abrumado. Aquí está lo que hay que hacer ahora”.

Desde mi punto de vista, Liz Gilbert -autora del libro Comer, Amar, Rezar- tiene una habilidad fuera de este mundo para desenredar y poner en palabras lo que sentimos.

Play y a correr.

¿Verdad que es increíble cuando el universo te manda justo lo que necesitas?

Le atiné a un podcast que me ponía por delante una conversación sobre el buffet de emociones por el que estamos pasado desde hace meses. Me sirvió mucho escucharlo. Te comparto lo que me pareció valioso. Confieso que fue difícil elegir, pues los 60 minutos valen la pena.

Ansiedad. Hay muchos sabores de ansiedad y el que sea que sientas es válido. El único sabor de ansiedad que sobra es el de “emociones sobres mis emociones”, pues éste es un problema adicional. Si sientes miedo y después sientes miedo por sentir miedo; si estás estresado y después te estresa estar estresado… es como subirle dos rayas al nivel de ansiedad. Sentirnos culpables o recriminarnos por pensar que deberíamos estar llevando mejor la pandemia -ser más relajados, más creativos, más productivos- sólo sirve para multiplicar el sufrimiento. ¡Es nuestra primera pandemia! Lo que aplica es darnos una dosis de bondad y compasión a nosotros mismos por la ansiedad que sentimos.

También me gustó esta idea sobre una de las paradojas de la humanidad.

No existe una especie más ansiosa que los humanos. Tenemos la habilidad para imaginar el futuro. Allá todo lo terrible puede pasar en cualquier momento, en cualquier parte y a cualquier persona. Creamos películas de terror en nuestra cabeza. Con nuestra imaginación viajamos a lugares que nos provocan miedo, ansiedad, inseguridad y nos convencemos de que no tendremos la capacidad para lidiar con eso.

La paradoja es que, también somos la especie más resiliente. Nuestra capacidad de adaptación es increíble. Cuando la vida nos sirve una tragedia, somos capaces de lidiar con ella. Sobrevivimos en lo personal a las adversidades y como humanidad también.

Podemos encontrar paz si reemplazamos el miedo y la ansiedad con la confianza de que, llegado el momento, la intuición nos dirá qué hacer.

Soledad. Quedarnos en casa y poner distancia física entre nosotros, está provocando sentimientos de soledad. Anhelamos la compañía en tercera dimensión, extrañamos los abrazos. Es frustrante y triste no poder pasar tiempo con la gente que queremos.

Al mismo tiempo, esta es una gran oportunidad para pasar tiempo con nosotros mismos. Y no se tú, pero yo recuerdo todas las veces que dije “me encantaría pasar un mes sola”, “quisiera irme a un retiro espiritual o a un centro de meditación en una montaña”, “quisiera que el mundo se pusiera en pausa”. También recuerdo todas las veces que escuché a alguien más decir lo mismo.

¿Qué pasaría si en lugar de llamarle a este tiempo “confinamiento”, le llamáramos “retiro espiritual?, ¿Qué pasaría si utilizáramos la curiosidad para caminar hacia adentro?, ¿Qué pasaría si tuviéramos la valentía de aguantar nuestra propia compañía? ¿Qué pasaría si avanzáramos con mente abierta y sin resistencia a la emoción que nos incomoda? ¿Qué pasaría si no tenemos tanta prisa por salir de esta situación que potencialmente puede transformarnos para bien?

Duelos. ¿Qué le dices a una persona que ha perdido a más de un familiar a causa del coronavirus? ¿Cómo hablarle a una persona que ha perdido a alguien? No hay palabras. Punto. Todo se queda corto. El duelo es más grande que nosotros y más grande que nuestros esfuerzos para manejarlo. Con frecuencia pensamos que, si sabemos administrar el duelo, lograremos brincarnos el sufrimiento. No es así. Tenemos que darnos permiso de sentirlo, dejar que nos atraviesen sus olas. La respuesta física emocional dura en nuestro cuerpo alrededor de 90 segundos. Lo que sigue es respirar y reconstruir a partir de ahí. Esto no significa que el duelo termina. Significa que lo sentimos, lo dejamos atravesarnos y seguimos otra vez. Todas las veces que sea necesario. Confiar en que la intuición nos murmurará el siguiente paso y recordar que nuestro espíritu es resiliente.

Control. Uno de los retos mas grandes que ha venido con esta pandemia es la sensación de pérdida de control. La incertidumbre y la frustración que vienen con no poder planear más allá de una semana está generando un incremento acentuado en los niveles de ansiedad. De acuerdo con Liz Gilbert, esto de tener el control es un mito… “no teníamos control, sólo ansiedad”, “no estamos perdiendo el control, más bien, estamos dándonos cuenta de que nunca lo tuvimos”. El cambio constante es lo normal. Aceptar que no tenemos control sobre la gran mayoría de las cosas, ni de las personas, ni de las situaciones, es la vía más rápida a la libertad. Hacer nuestro mejor esfuerzo, trabajar duro y después rendir el resultado al universo da paz.

En la entrevista, Gilbert habla también sobre el enojo, la curiosidad, la creatividad y la empatía. Aquí te dejo el vínculo. Te recomiendo que dediques una hora a escuchar esta conversación.

Después de correr acompañada de estas palabras se me descruzaron los cables y se me despejó el cielo. Decidí dejar de pensar en el otoño que aún no llega y disfrutar del día de verano que tenía disponible.