Reporte Mundial de la Felicidad 2021

Salió el Reporte Mundial de la Felicidad 2021. Este es el noveno año consecutivo en que la Organización de Naciones Unidas (ONU) hace un análisis extenso de los niveles de felicidad global y de la calidad de vida.

Este reporte es, sin duda, diferente al de los años anteriores. La pandemia del COVID-19 ha puesto al mundo de cabeza, ha sacudido y transformado vidas en cada rincón del planeta.  

En el reporte de la ONU podemos ver la jerarquización de 149 países de acuerdo con su nivel promedio de felicidad. Estos resultados provienen de la Encuesta Mundial de Gallup y muestran estabilidad o cambios de un año a otro, así como los factores que más contribuyen a la felicidad promedio en cada país.

La investigación es muy completa. Además de ver el “ranking” de los países según su felicidad, explica las razones detrás de los resultados y dedica un espacio importante para explorar a fondo alguna problemática en particular.

Este año, el reporte se enfoca en su totalidad a analizar el impacto que ha tenido la crisis sanitaria. Tiene dos objetivos principales: el primero, identificar los efectos que ha tenido el COVID-19 en la estructura y en la calidad de vida de las personas y; el segundo, describir y evaluar la manera en que los gobiernos han enfrentado la pandemia. 

Los peores efectos hasta ahora son los 2 millones de muertes por COVID-19 en 2020. En este tiempo han aumentado de manera considerable la inseguridad económica, la ansiedad, el estrés, los retos a la salud física y mental. La humanidad ha tenido que lidiar, además, con la disrupción en cada aspecto de la vida.

El indicador para medir la felicidad o el grado de satisfacción con la vida es la Escalera de Cantril. Los participantes evalúan su vida en una escala del 0 al 10, donde 0 es la peor vida posible y 10 es la mejor vida posible.

Para explicar las diferencias en los niveles de felicidad de las naciones se utiliza un índice compuesto por seis elementos: Producto Interno Bruto (PIB), expectativa de vida sana, relaciones sociales, libertad, generosidad y ausencia de corrupción.

Te comparto algunos de los resultados que me parecieron más interesantes del reporte.

Uno de los resultados más interesantes del estudio es que, a pesar de que la tristeza y la preocupación registraron incrementos significativos, la satisfacción con la vida y el ranking de la felicidad se mantuvieron relativamente estables. Al parecer, el nivel de felicidad ha sido resiliente frente al COVID-19.

Al mismo tiempo, la salud mental ha sufrido un deterioro debido a la pandemia y a las medidas de confinamiento. Las personas que más han sido afectadas son aquellas que ya padecían algún tema de salud mental previo a la contingencia sanitaria.

Finlandia es el país con el nivel de felicidad más alto por cuarto año consecutivo; mientras que Afganistán, el país con el nivel más bajo. En el continente americano, Canadá ocupa la posición número 14 y Estados Unidos la 19.

Los países en los primeros diez lugares son: Finlandia, Dinamarca, Suiza, Islandia, Holanda, Noruega, Suecia, Luxemburgo, Nueva Zelanda y Austria.

Los países que estaban en los primeros lugares del ranking antes de la pandemia continúan estando en los primeros lugares.

Todos estos países tienen valores altos en las seis variables que fomentan el bienestar a nivel país: ingreso, expectativa de vida sana, relaciones sociales, libertad, confianza, generosidad y ausencia de corrupción.

Los países nórdicos se caracterizan por un círculo virtuoso en el que varios indicadores culturales e institucionales clave se alimentan entre sí: una democracia que funciona, servicios sociales generosos y efectivos, bajos niveles de criminalidad y corrupción, así como ciudadanos satisfechos que se consideran libres, tienen confianza entre ellos y en sus instituciones gubernamentales. El alto nivel de confianza que existe en dichas naciones en combinación con una menor desigualdad de ingreso ayudó a mantener un alto nivel de cohesión social y una baja tasa de mortalidad.

De los latinoamericanos, Costa Rica es el mejor país con la posición número 16. Este es el único país de Latinoamérica que se acerca a los países nórdicos. El caso de Costa Rica es muy interesante, pues logran ser felices con un uso más eficiente y sustentable de sus recursos ambientales.

En el Reporte Mundial del año pasado analizaron con detalle el efecto que tienen la calidad de las conexiones interpersonales y las instituciones sociales. Los individuos que confían más en las instituciones de sus países y tienen alguien con quien contar, tienen niveles de bienestar más altos pues tienen mejores recursos para hacerle frente a situaciones negativas como: mala salud, desempleo, bajo ingreso, discriminación, rupturas familiares y miedo en relación con la seguridad en las calles.

Un ambiente social confiable no sólo es un soporte directo para la calidad de vida individual, sino que reduce los costos de la adversidad en el bienestar. Una red sólida de apoyo y la ausencia de corrupción son factores especialmente importantes para aumentar la felicidad y reducir la desigualdad.

Lo anterior ganó relevancia a la luz de la pandemia. La confianza ha sido el factor clave para mantener la felicidad y controlar el COVID-19. Las sociedades con más altos niveles confianza en sus instituciones e igualdad en el ingreso han sido más exitosas en la lucha contra el COVID-19, desde el punto de vista del número de muertes registrado.

¿Qué pasó en México?

México cayó del lugar número 23 al 36. Es importante resaltar que este dato toma en cuenta el promedio de los últimos tres años, que es el periodo de tiempo que el reporte utiliza para hacer el ranking mundial. ¡Perdimos 13 lugares!

Este resultado es todavía más dramático si consideramos únicamente el último año. En 2020, México se desplomó a la posición 46. La caída en la felicidad promedio de los mexicanos fue brutal en los últimos 12 meses, suficientemente grande como para hacer caer el promedio de los últimos tres años en más de 50%.

Nuestro país está moviéndose a la velocidad de la luz en la dirección equivocada. Desde mi punto de vista, cuando usan en un reporte a México para contrastar las diferencias entre un país que hace las cosas mal con uno que hace las cosas bien, es señal de que vamos en picada.

Las conexiones fuertes y benevolentes de la comunidad, así como la confianza en las instituciones publicas son factores fundamentales en la implementación exitosa de estrategias en el manejo del COVID-19.

Para explorar el efecto que ha tenido el factor confianza en los resultados de los países, en el reporte se consideraron tres variables: confianza en las instituciones, el nivel de confianza que sienten las personas de que en caso de perder su cartera con dinero ésta será devuelta, y el nivel de desigualdad en el ingreso.

La relación entre el nivel de confianza y las muertes registradas por COVID-19 muestra realidades muy diferentes entre México y Finlandia, dos países con amplias diferencias en los niveles de confianza. Mientras que en México las muertes por COVID-19 fueron de 97.6 por cada 100, 000 habitantes; en Finlandia, fueron de 10.1. De esta diferencia de 87 muertos por cada 100,000 habitantes, aproximadamente 40 pudieran atribuirse a la falta de confianza que sentimos en México.


El bajo nivel de confianza con las instituciones, así como entre miembros de la comunidad y el alto nivel de desigualdad del ingreso en México están siendo evidenciadas por la presencia del COVID-19. Considero que estos males de nuestro país, así como la corrupción, pueden disimularse cuando las cosas “van bien”, pero se vuelven evidentes ante un reto tan grande. No sólo se hacen evidentes, sino que potencian el daño. Juegan como aliados de la pandemia, son combustible para el virus.

Los resultados para México tomaron un rumbo desfavorable en tres variables: evaluación de la vida, emociones positivas y emociones negativas. Los siguientes datos compararan la diferencia entre 2020 y el promedio móvil de 2017-2019.

Como mencionamos al inicio, el indicador para medir la felicidad o el grado de satisfacción con la vida es la Escalera de Cantril. Los participantes evalúan su vida en una escala del 0 al 10, donde 0 es la peor vida posible -el peldaño más bajo- y 10 es la mejor vida posible -el peldaño más alto. En 2020, los mexicanos nos movimos hacia abajo en la escalera. Hicimos una evaluación de nuestra vida menos favorable en comparación con los tres años anteriores. 

Las emociones positivas sufrieron un golpe también. Según el indicador de Gallup, los mexicanos reportaron haber sonreído o reído y haber disfrutado menos. Por otro lado, experimentaron más preocupación, tristeza e ira.

Uno de los factores que tradicionalmente influyen positivamente en la felicidad de los mexicanos es la familia y la socialización con los amigos. Tenemos una propensión natural a pasar tiempos juntos.

El contacto social, que en condiciones normales son pilares de nuestra felicidad, hoy nos juega en contra. La medida más efectiva para detener la propagación de los contagios es el distanciamiento físico. No obstante, ponemos por encima de nuestra salud la necesidad de pasar tiempo juntos.

No sé cómo es donde tu vives, pero donde vivo yo, las personas no dejaron de juntarse, siguieron haciendo fiestas numerosas y teniendo reuniones familiares. Nuestras calles no sólo están llenas de personas que tienen que salir a trabajar para salir adelante, sino de personas que no están dispuestas a postergar su gratificación de corto plazo en favor del bienestar común de largo plazo.

He estado leyendo algunos de los artículos relacionados con el resultado de México en el último reporte mundial de la felicidad. En sus encabezados dan a entender que la caída se debe únicamente al COVID-19. Me parece que esta es una historia incompleta. El coronavirus pegó en todo el mundo, sin embargo, muchos países lograron conservar su nivel promedio de felicidad, lograron activar estrategias efectivas que no sólo cuidaron la vida de sus habitantes, sino que también lograron mantener su calidad de vida y estabilidad económica.

La historia completa nos obliga a reconocer que nos está tocando sortear la pandemia más infame de los últimos cien años bajo el peor liderazgo posible. El virus es peligroso, sí. Pero la incompetencia, la negligencia, la ignorancia y la corrupción lo son aún mas.

Veremos qué pasa con el nivel de felicidad en nuestro país en el reporte del siguiente año.

Mientras tanto, nos toca ocuparnos de nuestra propia felicidad. Aunque hay temas que no están bajo nuestro control, hay muchos que sí.

En tiempos como los que estamos viviendo es muy importante volvernos muy intencionales en la creación de nuestra propia felicidad. Piensa: ¿Qué te hace feliz y cómo puedes integrar más de eso a tus días?

Yo seguiré leyendo y escribiendo, andando en bicicleta, estaré muy cerca de mis seres queridos -aunque sea por video conferencia-, pasaré tiempo en familia, tomaré clases, saldré a sentarme bajo el sol, seguiré cuidando mi salud y tratando de dormir bien.

¿Qué puedes hacer tú para cuidar y crear tu propia felicidad?

El Podcast de Bienestar con Ciencia

Quiero compartirte con mucha ilusión y felicidad el lanzamiento de mi podcast “Bienestar con Ciencia”.

Me siento muy emocionada porque este sueño llevaba mucho tiempo haciendo fila en mi “Bucket List”. Hoy ya es una realidad.

Este proyecto fue muy paciente conmigo. Tuvo la gentiliza de esperar a que el universo se acomodara para darle salida y a que yo diera el paso valiente.

En este podcast vamos a explorar los caminos en donde habita la felicidad, conocer hábitos y compartir estrategias, basados en ciencia, que podemos integrar a nuestra rutina diaria para vivir más felices.

Quiero generar conversaciones alrededor de la felicidad, desbaratar mitos, y compartir estrategias que funcionan. Vamos a explorar las ideas de los autores y estudios más destacados en el tema. Te contaré mis propias experiencias en este recorrido y, en ocasiones, tendremos invitados que nos dejarán enseñanzas para mejorar nuestra calidad de vida.

Deseo que disfrutes mucho este podcast, pero sobretodo, que te inspire a hacer un cambio que te permita ser feliz en el trayecto.

Suscríbete en Spotify o en tu plataforma favorita.

Te espero en el primer capítulo. Aquí te dejo el vínculo:

PD. Quiero aprovechar este espacio para darle las gracias a Ruidoso por ayudarme a convertir este sueño en realidad. Te comparto el link a su página, por si hacer un Podcast está en tu lista de proyectos: https://www.facebook.com/RuidosoMkt/

2020: Una película surrealista sin guión

Y de pronto llegué al final del 2020, el año más bizarro que me ha tocado vivir. Separé un rato para tratar de entender de qué se trató esta película surrealista sin guión a la que me aventaron sin preguntar.

Todavía no decido si despedir al 2020 con una mentada de madre o nada más dejarlo pasar. De lo que sí estoy segura es que su partida me hace muy feliz. Soy del bando de las que se emocionan con el cambio de año. Al viejo le dejo las tristezas, los dolores, los malos ratos; al nuevo, lo visualizo lleno de cosas buenas, posibilidades y sueños por cumplir. Siempre me han gustado las páginas en blanco.

Estas son mis reflexiones.

El amor es poderoso. Aprendió a filtrarse a través de pantallas, tapabocas, caretas, lentes, guantes, trajes amarillos. Encontró la manera de hacerse sentir por chat con palabras escritas, símbolos, mensajes de voz, manos emparejadas con vidrios de por medio, aplausos y música desde los balcones. En este año de medias caras, los ojos fueron protagonistas. Hicieron todo: sonreír, gritar, acompañar, consolar, envolver, abrazar, llorar.

Viviendo entre duelos. El sueldo emocional fue brutal en 2020. Sufrimos diferentes tipos de perdidas. Pérdidas humanas, pérdida del contacto social, del trabajo, proyectos detenidos, viajes cancelados. Perdimos la paz interior, la libertad de movimiento, el sentido de normalidad, la rutina, la posibilidad de planear más allá de una semana.

El tiempo y el espacio se volvieron locos. No tienen idea de nada. Se borraron las líneas que dividen al viernes del sábado, al domingo del lunes. Todos los días saben igual. Da lo mismo sin son las 9:30 de la mañana o las 7:45 de la tarde. Se unificaron los espacios: el comedor es el salón de clases; la recámara, es la oficina; el cuarto de tele, la cancha de basquetbol. Hay días en que las horas tienen 180 minutos y meses que duran una semana. El tiempo pasa lento y rápido al mismo tiempo.

Por otro lado, que contradicción esta la de finalmente entender que el tiempo vuela, sentir prisa para salir a vivir y no poder hacerlo porque el aire se ha vuelto peligroso, porque el freno de mano está puesto. ¡Qué ansia esto de esperar a que el mundo se abra otra vez!

Aprender a soltar el futuro. Hace unas semanas me atrapó el título de un artículo en la revista The Economist: “El año en que el futuro se canceló”. ¡PUM! De esos encabezados que lo dicen todo.

Me acuerdo de abril. En una semana se borró mi agenda de todo el año. Un mensaje tras otro para comunicar lo mismo: “debido a la contingencia sanitaria hemos decidido cancelar/postergar la conferencia/taller/vuelo/viaje”. En una semana me quedé sin trabajo, en una semana se esfumaron mis planes y los de mi familia. En 2020 coleccionamos eventos que no sucedieron por el Coronavirus, aviones no tomados, lugares no visitados, aventuras no vividas, fiestas de cumpleaños no celebradas, besos y abrazos no dados.

En ese artículo algo resonó en mí. Hay un tipo de felicidad que viene de anticipar y saborear el futuro, de imaginar cómo serán las cosas. Nos entusiasma la cena del próximo viernes con amigos, del paseo, la ida al cine, el desayuno con amigas, el café para escribir. Nos motiva el compromiso de la siguiente conferencia en vivo, la vuelta a la universidad para dar clase. Aguantamos el martes porque pronto viene el sábado. Este año tocó vivir en el presente, un día a la vez.

¿Cómo sí? Esta crisis nos obligó a transformarnos en pleno vuelo. ¿Te has puesto a pensar en todo lo que ha cambiado en respuesta a la pandemia? Hemos tenido que encontrar la manera de seguir haciendo nuestra vida, de aprender a usar nuevas tecnologías, de cambiar el hábito de tallarnos los ojos con las manos. Hemos tenido que hacernos flexibles, moldeables, ágiles. En mi caso, la pregunta clave para navegar en este océano alebrestado ha sido: ¿cómo puedo seguir haciendo lo que me hace vibrar? Y entonces se me ocurren ideas. Y entonces vuelve la esperanza.

Parteaguas. Me parece que, de una u otra manera, dividiremos nuestras vidas en antes y después del Covid. Ni en mis sueños más locos me hubiera imaginado siendo parte de un evento que quedará registrado en la historia. Este fue el año en que estar juntos se volvió peligroso; abrazar y besar, prohibido. El año en que vivimos “online” y con GPS en permanente estado de “recalculando la ruta”.

Me inquietan las posibles secuelas. No sé, por ejemplo, cómo afectará esto a mis hijas que están en preparatoria, la época en la que todo lo que sucede no está sucediendo ahora. Algún día nos toparemos con las fotos que tomamos este año con tapabocas y la odiada susana distancia. ¿Qué pensaremos entonces?

Los pequeños detalles son los grandes. Extraño los tenis, chamarras, sweaters, termos y calcetas aventados en el asiento trasero de mi coche. Ese era un desorden congruente con partidos de voleibol y basquetbol, planes en casas de amigas y clases en el colegio. Extraño respirar sin miedo y las noches sin pesadillas.

Nueva normalidad. Tapabocas desechables, de tela, con filtro, con diseño, con logo de marca fina, como una prenda más que combinar, tirados en las banquetas. Caretas de plástico, guantes, gel antibacterial, tapetes con líquido para desinfectar zapatos. Círculos dibujados en el suelo a 1.5 metros de distancia entre sí. Termómetros que no sirven en la entrada de los comercios -un día registré 32 grados y me dejaron pasar porque creyeron que estaba viva-. Pasaportes, visas y maletas irrelevantes. La casa siempre llena, desapareció el silencio, la privacidad también. El internet fundamental, el ancho de banda crítico. Desfile de coches para festejar cumpleaños, saludar de lejos, ley seca, “lockdowns”, distanciamiento social, hospitales saturados, miles de muertos.

La gratitud es la herramienta más importante. Y a pesar de todo, me siento agradecida con el 2020. Hay tanto que sí tenemos y sí podemos hacer. Aprendí cosas nuevas como soltar el control, vivir en el caos, tolerar la incertidumbre. Este año fue una gran oportunidad para descubrir qué es lo importante, encontrar los detonadores que nos revelan dónde no somos libres. Conocí a personas maravillosas, regresaron las oportunidades de trabajo y formé parte de proyectos retadores e inspiradores, descubrí que somos más resilientes de lo que pensamos, crecí como persona, pasé horas en la montaña, mi familia está completa y ya viene la vacuna. Sí pudimos.

Ahora vamos por el 2021. No quiero ni imaginar las toneladas de responsabilidad que siente el año nuevo sabiendo que la mirada de la humanidad entera está enfocada en él.

Hoy es un buen día para trazar las metas del año que empieza.

Antes de arrancar con una lista de propósitos de nuevo ciclo es importante dedicar tiempo a pensar lo siguiente: ¿Cómo quiero sentirme?, ¿Qué emociones quiero sentir?, ¿Qué experiencias quiero tener?

Con frecuencia hacemos listas de lo que queremos… Viajar por el mundo, un trabajo estable, un auto nuevo, escribir una novela, encontrar una pareja, tener buena condición física. En realidad, lo que andamos buscando es cómo queremos sentirnos… Libres, independientes, creativos, amados, sanos. Andamos detrás de una manera de sentir. Es por aquí que tenemos que empezar antes de definir nuevas metas.

Yo quiero sentir paz, libertad, claridad, amor, creatividad, diversión, curiosidad, valentía.

Me quedo con la frase de Mark Twain como guía para lo que viene:

“Dentro de 20 años lamentarás más las cosas que no hiciste, que las que hiciste. Así que suelta amarras y abandona puerto seguro. Atrapa el viento en tus velas. Sueña. Explora. Descubre”.

¡Feliz año nuevo!