Jugar con nuestros hijos: La llave a su mundo emocional

dad-playing-with-toddler-daughter-600x321

¿Hace cuánto que no juegas?

 Jugar, aunque ya seamos grandes, es una de las recomendaciones que nos hace llegar la Psicología Positiva para mejorar nuestro bienestar emocional y vivir más felices.

Hace unos meses platicaba con Bárbara de la Garza, psicóloga y mamá, sobre una certificación que tomó en Terapia de Juego.

Me pareció muy interesante este enfoque.

Hoy en el blog tenemos a Bárbara como invitada especial para que comparta con nosotros los beneficios de jugar con nuestros hijos.

 

Jugar con nuestros hijos: La llave a su mundo emocional

Bárbara de la Garza

Desconozco por qué tenemos la falsa idea de que el juego es sólo para niños. Todos, absolutamente todos tenemos la necesidad de jugar pues es crucial para nuestro desarrollo social, emocional, físico, intelectual y psicológico.

El juego nos brinda experiencias que se convierten en los cimientos neurológicos para desarrollar habilidades mentales avanzadas, tales como la creatividad, el pensamiento abstracto, el lenguaje expresivo y el comportamiento pro-social.

Es tan importante el papel del juego en nuestro desarrollo, que la Organización de las Naciones Unidas lo reconoce como un derecho de la niñez, al mismo nivel que al derecho a la educación y a la salud. Jugar es tan necesario para el sano desarrollo de un niño como ir a la escuela y al pediatra. ¡Así de importante es jugar!

Hoy en día nos hemos vuelto más conscientes de la importancia de llevar una vida sana y nos esforzamos más para tenerla. Algunos nos hemos vuelto expertos en leer etiquetas de alimentos para seleccionar lo más nutritivo e, incluso, lo combinamos con ejercicio para mejorar nuestro bienestar.

Jugar resulta un ingrediente esencial para la salud y el bienestar.

En diversos estudios se han comprobado los beneficios del juego sano. Por ejemplo, Jaak Panksepp, psicólogo y neurocientífico, menciona que las interacciones recíprocas y sincronizadas del juego ayudan a que el cerebro aprenda a tener un mejor control impulsos. La psicóloga infantil y psicoterapeuta Margot Sunderland comenta que el juego nos ayuda a que nuestros cambios de estado emocional sean menos drásticos.

El cerebro es un órgano social y las experiencias forman su arquitectura. Jugar con nuestros hijos, reír y deleitarnos con ellos brinda experiencias positivas que a nivel cerebral, construyen nuevas rutas neurológicas creando cimientos para relaciones más sanas. Jugando con ellos, además, les transmitimos un mensaje poderoso…¡Eres importante! ¡Disfruto estar contigo!.

La mayoría de los padres buscamos tener una mejor comunicación con nuestros hijos, nos gusta que nos cuenten qué les pasa. Sin embargo, es importante comprender que para los pequeños no es fácil verbalizar qué sienten o qué les pasa porque muchas veces ni ellos mismos lo saben.

El juego puede ayudarnos a comprenderlos pues es una especie de llave que nos permite el acceso a su mundo emocional. Jugando con los hijos podemos entrar en estados de resonancia, empatía y conexión que nos dejan asomarnos a lo que sucede en su interior.

Quizá se estarán preguntado y ¿Qué juegos? ¿Juegos de mesa? ¿Juegos al aire libre? ¿Juegos didácticos?… Eso mismo me preguntaba yo cuando recién descubrí los beneficios del juego y quise ponerlos en práctica.

Cada quien tiene su estilo. Hay quienes disfrutan jugar a las muñecas, divertirse con juegos de mesa, colorear o hacer manualidades con sus hijos. Hay padres más dinámicos y prefieren jugar escondidas, voto, carreritas, lanzar pases o ser porteros. Todo es bueno. No importa cuál sea el juego, el único requisito es que sea interactivo y puedan verse cara a cara.

Les cuento algunas ideas que hago con mis hijos y recomiendo en mis consultas. No es necesario hacer algo súper especial, basta con convertir actividades cotidianas en juegos. Adivinar comerciales cuando vemos la televisión o canciones que tarareamos, vernos a los ojos sin parpadear, cerrar los ojos y atinarle al color del M&M que tenemos en la boca, utilizar nuestras espaldas como pizarrones y descifrar las letras o palabras que escribimos, contar todos los carros rojos que veamos en el camino. El único objetivo es dejar que fluya la creatividad y el juego nos haga reír y disfrutar.

Te dejo una recomendación importante… Cuando juegues con tus hijos no los corrijas, los juzgues o los llenes de instrucciones. Recuerda siempre que estás jugando y solamente juega.

Jugar con nuestros hijos es la llave para entrar a su mundo emocional y además tiene un premio: el juego produce altos niveles de empatía y conexión positiva que reducen el estrés y ahuyentan las emociones difíciles. ¡Que maravilla!

https://www.instagram.com/psicologa.barbaradlg/?hl=es

https://www.facebook.com/barbaradlgoficial/

 

 

 

¡Fuerza México!

fuerza mexico 1

Hace 32 años a muchos nos tocó vivir uno de los eventos más duros y difíciles que ha atravesado nuestro país.

Hoy lo revivimos.

Otra vez nos encontramos haciendo llamadas y mandando mensajes para localizar a los que queremos y asegurarnos que están bien. Nuevamente estamos sentados frente a la televisión viendo esas imágenes conocidas que nos dejan sin aliento. Una vez más a prueba.

Eventos como el terremoto de hoy nos recuerdan en un instante lo que es verdaderamente importante en la vida y pasan a segundo plano las pequeñeces que abruman nuestros días.

Este es un momento para reflexionar y actuar en lo que es esencial.

Estrechar nuestros lazos sociales. Noticias como estas dejan claro que nuestros seres queridos son lo más valioso. Recordemos expresar afecto y comunicar nuestro cariño, hacer tiempo para compartirlo con nuestros familiares y amigos. No esperemos ocasiones especiales para dejarle saber a nuestra gente que la queremos.

Practicar la gratitud. Tomar nota de todo lo que pudo haber pasado pero no pasó, agradecer la ayuda de los rescatistas y civiles que están trabajando para salvar vidas y aliviar la situación, apreciar que hoy los protocolos de emergencia funcionan mejor que hace 32 años. Dar gracias a todos los que estando lejos se preocupan y envían mensajes de aliento.

Activar la generosidad. Es momento de ayudar de cualquier manera que sea posible. Contribuir desde donde estamos y con lo que tenemos. Toca mostrarnos solidarios. Estemos al pendiente de las fuentes oficiales de información que anuncian lo que necesitan los afectados y hagámoslo llegar pronto –agua, comida enlatada, pañales, lámparas, guantes para los rescatistas-. Ayuda como puedas.

Fortalecer el músculo de la resiliencia. Superar la adversidad haciendo uso de la fuerza que nos une. Ya lo hicimos una vez. Sabemos como reconstruir. Va de nuevo.

Acompañemos con nuestras oraciones y cariño a todos los afectados de esta tragedia.

México… ¡Hoy es juntos!

La felicidad en tiempos difíciles

grieving

Hay temporadas cargadas de pérdidas. El camino se pone cuesta arriba, no para de llover y la esquina para descansar no está disponible.

Los últimos días han sido de despedidas. Se fue Ofelia, compañera de generación, con sus ojos de azul intenso y su sonrisa generosa. Se fue Eli, entrenador de voleibol del colegio, que por años dedicó tardes enteras a enseñarnos cómo recibir, devolver y rematar balones. Hace dos días también se fue Mími, la perrita del apetito insaciable, guardiana y compañera inseparable de mi mamá durante los últimos nueve años.

Se siente un hueco, el aire se pone denso, se estaciona el gris encima de nosotros y nos envuelve una niebla con pinta de permanente.

Cuando perdemos algo importante o alguien que queremos pierde algo importante, empezamos a desandar los pasos para volver al lugar donde lo vimos por última vez… a ver si de casualidad lo encontramos por ahí.

Entramos en un proceso de duelo.

Pero las reglas no son claras, los tiempos de duración no están definidos, no hay fórmulas universales, el tamaño y la frecuencia de las olas de tristeza son distintas para cada quien.

Por un rato o por un tiempo buscamos lo que perdimos. Damos vueltas por la casa, subimos y bajamos las escaleras, abrimos la puerta del refrigerador, nos asomamos por la ventana con la esperanza de verlo pasar, revisamos el teléfono o nos dormimos para ver si aparece en sueños. Nos sentamos en la esquina del sillón, hacemos como que leemos, como que no estamos buscando nada para ver si quedándonos quietos eso que traemos perdido nos encuentra a nosotros. Nos sentamos frente a la computadora, pero las letras no se ordenan, las ideas no cooperan, la pantalla se aferra al blanco. No encontrarnos nuestro lugar, no sabemos por dónde ir y de nada sirve preguntarle a Google porque para nuestro desasosiego no tiene un mapa disponible.

Empezamos a recuperarnos de a poquito.

Partiendo el día en horas, en minutos y en pequeñas actividades. Un té caliente, un baño largo, un paseo en bicicleta, una caminata, una llamada de teléfono, un pedazo de chocolate. Escuchamos música, escribimos, vemos una película, salimos a comer con una amiga, regamos el jardín.

La niebla empieza a disiparse, ya no es permanente y nos visita sólo a ratos.

Las pérdidas que nos tocan de cerca duelen porque se llevan algo que queremos, el efecto es brutal y directo.

Las pérdidas ajenas nos afectan de otra forma. Nos exponen a nuestros propios miedos, nos dejan ver que eso también puede pasarnos, que nuestras personas favoritas pueden irse, que podemos perder lo que tenemos, lo que hemos logrado, que pueden esfumarse nuestras habilidades y ventajas. En respuesta a todo esto nos dan ganas de escondernos en la cama y taparnos hasta arriba con las cobijas como cuando éramos niños y pensábamos que así nada ni nadie podía jalarnos los pies.

Perdemos cosas todo el tiempo… amigos, amores, oportunidades. Se escapan ideas que eran muy buenas pero que no apuntamos, dejamos ir sueños o no atrapamos algún proyecto. Perdemos el sueño, la tranquilidad, el buen humor, la forma y hasta la cordura. A veces nos quitan ilusiones, a veces las dejamos ir o renunciamos a ellas. En términos relativos, estas pudieran considerarse pérdidas pequeñas o incluso micro. Pero nos roban energía, nos desorientan y de estás también tenemos que recuperarnos.

Hace un par de semanas escuché una entrevista que Oprah Winfrey le hizo a Sheryl Sandberg, jefa de operaciones de Facebook. En ese espacio, Sheryl relata la muerte inesperada de su esposo, habla de su tristeza y del proceso que ha seguido para salir adelante.

Escribió un libro “Opción B” junto con Adam Grant en el que ofrecen estrategias basadas en ciencia para hacer frente a las pérdidas y hacernos más resilientes ante futuras adversidades.

¿Cuales son algunas de las estrategias?

Aplican tanto para las personas que están pasando por un duelo como para las personas que están a su alrededor.

Explica Sandberg que una reacción natural de las personas cuando alguien está pasando por una pena es no hablar del tema con ellas para no recordarles. Pero las personas no olvidan su dolor, lo tienen presente independientemente de si decimos algo o no. Y no preguntar puede tener el efecto contrario, pues podemos hacer sentir a la persona sola o excluida.

Grant y Sandberg resaltan la importancia de hacerle saber a quien está sufriendo que reconocemos su dolor, que estamos ahí para acompañarla. Con un gesto, un abrazo, una palabra de aliento o un plato de sopa caliente. Preguntando ¿cómo estas hoy? y así darle permiso de hoy no estar muy bien.

También es importante sentarnos con el dolor. No podemos empaquetarlo y enviarlo a otro lado; rechazarlo, ignorarlo o sepultarlo bajo una tonelada de trabajo no funciona. Es importante hacerle un lugar, pasar tiempo con él y aceptar que, aunque vayamos mejor, nos visitará sin previo aviso en diferentes momentos de nuestras vidas.

Practicar la gratitud es una estrategia poderosa en situaciones difíciles. Hacer una pausa para salir de la tristeza y reconocer lo positivo que tenemos mejora nuestro estado de ánimo. Escribir tres cosas buenas que pasaron durante nuestro día y rescatar el mejor momento nos ayuda a mirar con ojos de esperanza.

Darnos permiso de tener momentos felices, de risa, de buen humor es fundamental. Nos sentimos culpables cuando tenemos un rato alegre en medio de una tragedia o cuando alguien se va. Pero es por ahí que empezamos a sanar también.

Muchas veces no podemos modificar la realidad, deshacer una tragedia o revertir diagnósticos terminales y nos sentimos impotentes. En estos casos, dice Maria Sirois, debemos preguntarnos a nosotros mismos ¿cómo puedo ser la mejor versión de mi mismo en medio de esta pena?, ¿Cuál es la mejor versión de hija, hermana, madre, amiga que puedo ser para esta persona en esas circunstancias? Y eso es suficiente.

La muerte y la naturaleza transitoria de todas las cosas es una realidad, una parte intrínseca de nuestra vida diaria. Tenemos que hacer todo lo posible por aliviar el sufrimiento. La vida nos empuja y nos obliga a continuar.

Y si la opción A no está disponible… tenemos que recurrir a la opción B.

 

http://www.bienestarconciencia.com/

https://www.linkedin.com/in/nicole-fuentes-356646b4/