¿Qué hacer cuando sentir gratitud es difícil?

Me preguntó una lectora la semana pasada luego de publicar el artículo La gratitud es la actitud de la felicidad.

“Me gustaría saber cómo practicar la gratitud cuando tienes un evento negativo en primer plano –en mi caso dolor- , que predomina sobre todo lo demás y no te deja ver lo positivo”

Sentir gratitud y felicidad es fácil cuando todo va bien. Es algo así como ser mamá. Lindo y gratificante si tu creatura se despide de ti con un beso tronado, un abrazo apretado y un “te quiero mucho” cuando la dejas en el colegio, pero no tanto cuando se baja del carro aventando la puerta y gritando a todo pulmón que “eres la peor mamá del mundo” por decirle que no puede tener un caballo en su recámara, aunque técnicamente si quepa.

¿Cómo sentir gratitud si una de tus personas favoritas tiene una enfermedad crónica o terminal? ¿Cómo sentir gratitud después de un accidente, un secuestro o luego de perder el trabajo? ¿Cómo sentir felicidad si tu hijo adolescente tiene un problema de adicción? ¿O cuándo alguien querido muere? ¿Qué hacer con los conflictos y las rupturas familiares? ¿Qué si el dinero no alcanza? ¿Cómo ver el lado positivo si tienes depresión y ansiedad? ¿Y qué cuando es todo al mismo tiempo?

Hay un diferencia importante entre sentir y practicar gratitud. En los días pesados y en las épocas más espinosas es difícil sentir gratitud pero es justo cuando más útil es practicarla. En tiempos de desastre una actitud de gratitud no sólo ayuda, sino que es esencial. Robert Emmons explica que la gratitud es una decisión, una actitud que resiste el flujo de las altas y bajas en la vida. Es una perspectiva desde la cual podemos ver la vida en su totalidad y no sentirnos abrumados por circunstancias temporales -puedes leer su artículo aquí-.

La gratitud tiene muchos beneficios. Entre otras cosas, funciona como antídoto contra las emociones difíciles, mejora la salud y estrecha nuestros lazos sociales.

¿Qué hacer entonces para practicar la gratitud ante eventos o temporadas difíciles? Existen muchos ejercicios sencillos y efectivos. Aquí vamos describir brevemente algunas ideas. Pero si quieres leer con más detalle o explorar más opciones sigue este vínculo.

Acuérdate de lo malo. Piensa en los peores momentos de tu vida, eventos traumáticos, pérdidas, enfermedades, etc. Ahora date cuenta que ya NO estás ahí. Quiere decir que lo superaste. Lograste recuperarte de la muerte de tu madre o de tu hija, saliste adelante después de tu divorcio, abandonaste una relación abusiva, encontraste otro trabajo y pagaste tus deudas. Hoy estás aquí.

Piensa en muy pequeño. Si estás de mal humor, triste o tienes dolor físico crónico y te cuesta trabajo sentir gratitud tómate un momento para mirar a tu alrededor. Encuentra una o dos cosas que te hagan sentir bien con respecto a la vida que tienes. Un colibrí afuera de la ventana, un mensaje de texto, una comida rica, una foto de un viaje o las papas que están creciendo en tu jardinera. Notar los pequeños detalles fomenta la sensación de gratitud.

Recurre a la básica. Mis estudiantes y yo empezamos cada clase escribiendo tres cosas buenas que nos hayan pasado en los últimos días y compartimos una con el resto del grupo. A veces sucede que alguien se queda pensativo mirando el papel y lo deja en blanco. Cuando llega su turno dice algo parecido a “todo me ha salido mal, no puedo pensar en nada bueno”. Esto se vale. Hay días o cadenas de días que preferiríamos brincarnos. Cuando esto pasa recurrimos a la básica. Todos jalamos aire. Inhalamos y exhalamos profundamente una vez. ¿Qué significa esto? Quiere decir que estamos vimos y que estamos juntos.

La básica –respirar- te ayuda a recordar que estas aquí, que tienes este momento. Y ya esto es un motivo para sentirte agradecido.

Incluso si hoy te despertaste con la noticia de un nuevo vecino indeseable en el barrio.

11 thoughts on “¿Qué hacer cuando sentir gratitud es difícil?

  1. Desde que realizamos el ejercicio de las tres cosas buenas he notado que he cambiado mucho mi perspectiva, ahora ya no me enojo/molesto por cualquier cosa por que se que por cada cosa mala tengo 2 o 3 por las cuales sentirme agradecido.
    Este ejercicio planeo llevarlo acabo por mucho tiempo, 100% recomendado!

    Liked by 1 person

  2. Me gusta sentirme viva, aunque el mundo se desboronarse… Respirar te conecta con la vida!!!
    Es un alto, una pausa, para alejarte del drama y ver con perspectiva. Es una muy buena opción!!!
    Me funciona también el ayudar a otros, en aquello en la cual te sientes mal. Si sientes que te falta dinero, ayuda a alguien que está en una peor circunstancia; si tu problema es la salud, regala una sonrisa a quien está más enfermo que tú… Siempre que volteemos hacia abajo encontraremos personas en peores circunstancias a las nuestras; y siempre que volteemos hacia arriba, encontraremos personas que pueden ayudarnos. Dar y recibir., es un principio que nos permite abrirnos a la vida y al amor… Y una vez abiertos, la gratitud seguramente nos invadirá.
    Muy lindo este artículo. Gracias

    Liked by 1 person

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s