Autocompasión: El mejor antídoto contra el crítico interior

autcom¡Yo no estoy de acuerdo con eso de la autocompasión! Dijo categóricamente una de mis alumnas y, con el permiso que otorga la primera voz valiente en un grupo, otras dos personas anunciaron “yo tampoco”. La contundencia de sus afirmaciones me llenó de curiosidad. Decidí explorar de dónde venía tan evidente rechazo y les pedí que nos compartieran sus puntos de vista.

Sus opiniones con respecto al concepto de autocompasión estaban alineadas con dos creencias que son muy comunes, pero no correctas. Son algo así como mitos o percepciones que provienen de una confusión de términos.

El primer mito gira alrededor de la idea de que la autocompasión te hace débil, flojo o mediocre. Creemos que debemos ser muy rudos y exigentes con nosotros mismos para mantenernos eficientes, competitivos y al tiro. Pensamos que debemos señalar sin descanso nuestras propias limitaciones, no para aceptarlas y avanzar a pesar de ellas, sino para castigarnos o encontrar la motivación para corregirlas. Esta es una idea equivocada. Las personas autocompasivas tienen aspiraciones tan altas como las autocríticas. La diferencia es que las primeras no se desmoronan cuando las cosas salen mal o no logran sus objetivos. Ser consciente de nuestras limitaciones y aceptar nuestras fallas nos permite salir adelante. Es como decidir caminar con la piedra dentro del zapato, en lugar de abandonar la excursión enojados y frustrados porque está ahí y de momento no podemos sacarla.

El segundo mito tiene que ver con el uso que le damos a los conceptos de “empatía, “compasión” y “lástima”. Tendemos a relacionar la empatía con algo positivo, pero a la compasión muchas veces la tomamos como sinónimo de lástima. En este sentido, entonces, hablar de autocompasión equivale a sentir lástima por nosotros mismos y esta idea genera rechazo.

Empatía, autocompasión y lástima son cosas diferentes. La empatía es la habilidad para sentir y ponernos en los zapatos de otras personas, pero no necesariamente viene acompañada del deseo de ayudar. Podemos ver a una mujer con un bebé pidiendo dinero en la calle durante una tarde fría e identificar su desesperación y cansancio sin hacer nada más al respecto. Seguimos con nuestro camino. La compasión va más allá de la empatía. Es un sentimiento que surge cuando vemos a una persona pasándola mal que además viene acompañado de un impulso o deseo genuino de aliviar su situación. La compasión es empatía más acción –quizá comprar algo caliente de comer para la señora y su bebé-. La lástima, por otro lado, aparece cuando nos sentimos mal por el desconsuelo o mala fortuna de alguien más desde una sensación o posición de superioridad, viendo hacia abajo a la persona que sufre. Cuando ayudamos por lástima podemos incluso empeorar las cosas pues podemos provocar emociones difíciles en quien recibe la ayuda. Con esta definición y comprensión de conceptos podemos ver que la autocompasión no tiene nada que ver con sentir lástima por nosotros mismos. Tiene que ver con sentir empatía y hacer algo al respecto para mejorar nuestra situación o bienestar, para aliviar nuestro sufrimiento.

Ahora sí… ¿Qué es la autocompasión?

En la publicación de la semana pasada “Tu crítico personal” decíamos que uno de los antídotos más poderosos para contrarrestar los embates del crítico interior es la autocompasión. Desarrollar esta habilidad hace mucho más fácil silenciar al villano que vive dentro de nosotros; nos ayuda a reemplazar su voz ácida con una de apoyo, entendimiento y cuidado de nosotros mismos. En otras palabras, nos permite tratarnos a nosotros mismos con la misma compasión que procuramos a otras personas.

Kristin Neff, investigadora de la Universidad de Austin y líder en el tema, explica que la autocompasión tiene tres componentes. Comprenderlos es el primer paso para desarrollar esta habilidad.

  1. Generosidad contigo mismo. Ser cálidos y comprensivos con nosotros mismos cuando sufrimos, cometemos errores y nos sentimos inadecuados, en lugar de ignorar nuestro dolor o flagelarnos con autocrítica. Esto no quiere decir que nos hacemos de la vista gorda y negamos nuestras limitaciones. Quiere decir que somos capaces de perdonarnos por nuestros errores e imperfecciones para seguir adelante y dedicarnos a algo más productivo.
  2. Humanidad compartida. Nuestra humanidad en común reconoce que el sufrimiento y sentimientos como culpa, vergüenza, inseguridad, remordimiento son compartidos por todas las personas sin importar donde estén. Cuando reconocemos esto podemos vernos desde una perspectiva diferente: nuestros retos y fallas vienen con la definición de ser persona. No soy la única, no me pasa solamente a mí, le pasa a mucho más.
  3. Atención plena o mindfulness. Este componente tiene que ver con estar consientes de nuestro dolor y sufrimiento sin reprimirlo, pero tampoco exagerándolo o reaccionando. Es importante identificar cómo nos sentimos.

En resumen, para practicar la autocompasión es necesario primero entrar en contacto con la realidad de lo que pensamos y sentimos, darnos cuenta que es parte de ser humanos –no es algo que me pasa sólo a mi- y, finalmente, ser tan generosos con nosotros mismos como lo seríamos con alguien más.

¿De qué otra manera podemos desarrollar esta habilidad de la autocompasión?

A mi me parecen geniales las siguientes dos ideas…

Una manera de ser más comprensivo y compasivo contigo mismo es recordar el niño que fuiste alguna vez. Como dice Susan David, después de todo no tuviste la oportunidad de escoger a tus padres, tus circunstancias económicas, tu personalidad o tu tipo de cuerpo. Reconocer que tuviste que jugar con la mano que te repartieron es el primer paso para disculparte y tratarte con más calidez y amabilidad. Hiciste lo mejor que pudiste dadas las circunstancias.

Otra manera consiste en pensar cómo le hablarías a un niño pequeño o a tu mejor amigo cuando la riega, no logra alcanzar una meta o está metido en una situación complicada. Quiero pensar que jamás le hablaríamos o le diríamos las palabrotas que nos decimos a nosotros mismos, no lo humillaríamos o denigraríamos tampoco. Si le dijéramos en voz alta a otras personas lo que nos decimos a nosotros mismos es altamente probable que nos quedaríamos sin amigos. Te dejo aquí este video increíble que muestra cómo se oye la voz de nuestro crítico personal en boca de alguien más y cómo reacciona la gente que escucha alrededor. Es poderosísimo.

No podemos cambiarnos a nosotros mismos ni cambiar nuestras circunstancias si no reconocemos y aceptamos lo que existe en este momento. La aprobación personal es prerrequisito para el cambio. Desarrolla y practica la autocompasión. Tú y tu crítico personal vivirán más felices.

5 thoughts on “Autocompasión: El mejor antídoto contra el crítico interior

  1. Respecto a la respuesta al mito de que la autocompasión nos hace poco efectivos y/o flojos, me parece que es importante recordar que no podemos justificar todas nuestras fallas por tener auto compasión por nosotros mismos. En muchas ocasiones genuinamente una equivocación con consecuencias se debe a errores que fácilmente pudimos haber evitado y adicionalmente usando la metáfora de caminar con la piedra en el zapato, creo que cuando de verdad tenemos determinación (y no odio por nosotros mismos) es genuinamente posible remover la roca de nuestros zapatos una vez que lo notamos.

    Hablando sobre compasión y lastima me parece que por más que queramos establecer diferencias doctrinales entre estos dos conceptos, en practica son básicamente lo mismo y ambos nos llevan a las mismas acciones, o a la falta de estas. Por lo anterior no veo como la persona que recibe ayuda de mi parte, sentirá o será afectada por la (no existente) diferencia en el sentimiento de mi motivación, el trato que recibirá de mi o de cualquier otra persona será regida por modales y no por motivaciones.

    Al establecerse que la autocompasión tiene que ver con nuestra situación, me parece que se contradice la establecida anteriormente metáfora sobre caminar con la consideración de que no se puede sacar la roca(problema) del zapato(vida).

    Sobre la autocompasión como una forma de luchar contra el “villano” que vive dentro de nosotros, debo decir que no creo que exista uno. La voz que escuchamos es la nuestra y la forma de hacerla dejar de decir cosas negativas tiene que ver con la psicología y con el desarrollo de una autoestima sana. Respecto a los componentes de autocompasión de Kristin Neff, me parece que la generosidad con nosotros mismos no considera que muchas veces el perdón no es nuestro para dar, la humanidad compartida es un elemento más bien de una saludable autoestima y la atención plena considera que debemos vivir con nuestro dolor en vez de aprender a superarlo con el tiempo.

    Aunque considera que la idea de “hice los mejor que pude dadas las circunstancias” si es una idea a considerarse, más bien debería tomarse en el contexto de estar agradecidos por que se me dio mucho más que a la gran mayoría de las personas de este mundo.

    Hay que recordar que no somos niños, somos adultos que deben considerar las críticas y los desacuerdos no como ataques personales sino como oportunidades para mejorarnos a nosotros mismos. Por último me parece que si podemos cambiarnos a nosotros mismos y a nuestras circunstancias, es por eso que debemos reconocer y aceptar donde estamos en el presente, para caminar hacia el futuro y no enfocarnos en como terminamos en el presente por lo sucedido en el pasado.

    Like

    1. Tienes razón cuando dices que muchos de nuestros errores son consecuencia de nuestro propio descuido. La pregunta es qué hacemos después? Nos dejamos caer sobre nosotros mismos con el látigo, nos paralizamos y dejamos de intentar? O aceptamos la consecuencia del descuido, pensamos que ser persona viene con equivocarse y encontramos la manera de darnos permiso de seguir adelante?

      Like

  2. Me parece muy interesante e importante la diferenciación que hace sobre la compasión y la lástima. Me identifico con esta parte porque siempre he tenido la idea que sentir el deseo de ayudar a alguien en condiciones menos provilegiadas a las mias era algo malo. Sin embargo, es todo lo contrario, esta idea de igualdad rígida me la dieron desde pequeño pero probablemente la entendi mal, creo que la compasión es uno de lo valores más importantes en una sociedad como la nuestra, además de que carecemos mucho de él.

    Like

  3. Considero importante la distinción entre compasion y lastima, puesto que, como el articulo lo menciona, son palabras comúnmente mal usadas, aparte de que es importante notar el impacto social que existe en estas creencias pues desde pequeños nos inculcan una cultura de fortaleza, de aparentar siempre estar bien y debido a esto se da el mal entendido de estas palabras pues cuando tienes compasión contigo mismo es mostrar un lado débil, aunque no por eso hay que caer en el juego de excusarnos siempre con que hay que ser autocompasivos, es por eso que hay que entender claramente estos términos y verlos de una manera diferente.

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s