El sabor agridulce de la Navidad

img_3156

Las expectativas son altas en estas fechas.

Durante la época navideña ser feliz es obligatorio. Al menos, ese parece ser el mensaje.

Lo esperado es sentirnos amorosos, inspirados, generosos y transitar por los días al son de los villancicos y el olor a galletas recién horneadas.

El pino tiene que estar decorado como para portada de revista, la casa también. Regalos para todos cuidadosamente escogidos, perfectamente envueltos y rematados con tarjeta personalizada mandada a hacer.

Comida deliciosa para compartir con todos los integrantes de la familia, que por la ocasión, desplegarán su versión personal más educada, cariñosa y divertida.

Relacionamos la Navidad con familias perfectamente unidas, melódicas y alegres, con celebraciones especiales e inolvidables.

Y sin embargo…

La temporada navideña no es fácil para la mayoría.

Estas fechas resaltan las dificultades económicas, la pérdida de seres queridos y los alejamientos físicos o emocionales consecuencia de conflictos de todos los colores.

Se intensifican las emociones difíciles –depresión, estrés, soledad, tristeza- y las ausencias se hacen más presentes.

La época navideña acentúa lo que falta y hace que el corazón se sienta pesado.

¿Cómo es esto?

Varios factores influyen negativamente en el espíritu navideño…

Económico. Me parece que hemos corrompido el sentido de la Navidad. Hemos convertido una tradición que invita a la reflexión y a la renovación personal en un circo de consumo y materialismo.

Es una época cara pues hay que vestirse bien, peinarse y maquillarse para los innumerables eventos sociales. Nos sentimos obligados a mostrar afecto con regalos lujosos para todos, participamos en múltiples intercambios o planeamos viajes exóticos.

La presión económica es enorme si nuestro presupuesto es limitado y puede detonar sentimientos de culpa, vergüenza, inseguridad. Nos angustia la posibilidad de ser juzgados si no “damos el ancho” cumpliendo con el estándar.

Estrés. Nuestras agendas dejan ver trazos de saturación en cualquier día del año, pero a partir de noviembre le subimos tres rayitas más a la locura y nuestro nivel de estrés aumenta considerablemente.

Desbordamos las calles, aumenta el tráfico, reventamos los centros comerciales y nos llenamos de compromisos sociales como si tuviéramos cuatro manos y un clon.

Detrás de cada compromiso social, por si fuera poco, hay una serie de tareas que completar… Cita en el salón de belleza, elegir el “outfit”, comprar regalo para los anfitriones y envolverlo con papel especial, moño y tarjeta. No olvides llevar tu mejor actitud.

Y a la agenda de los adultos aún tenemos que sumarle la de los hijos. Ellos también son requeridos por todos lados.

Soledad. Para las personas que están solas esta época puede resultar especialmente complicada, pues una de las características que distinguen a la Navidad es la convivencia con los seres queridos.

Las ausencias se recalcan.

Quizá es la primera navidad que pasas sin tu mamá, sin tu papá, sin tu hijo. Quizá recuerdas a alguien muy querido que se fue en estas fechas y te envuelve una vez más la sensación de duelo. Quizá es tu primera Navidad después de un diagnóstico adverso o un divorcio. Quizá te toca trabajar y pasarla solo.

Se agrandan las distancias entre familiares o amigos separados por enojos. La nostalgia y melancolía ganan terreno. Crecen la culpa, el resentimiento, la impotencia, la tristeza. No terminas de entender.

¿Qué podemos hacer para mitigar los sabores agridulces de la Navidad?

Se me ocurren algunas cosas…

Volver a lo esencial. En realidad, la Navidad nunca ha tenido que ver con lo material. Este último ingrediente es sólo una manera más en que las personas hemos decidido complicarnos la existencia -a nosotros mismos y a los demás-.

Simplificar al extremo. Podemos regalar solamente a las personas más cercanas o a alguien que verdaderamente lo necesite. Si tenemos que quebramos la cabeza pensando qué regalarle a nuestros seres queridos muy probablemente signifique que ya tienen todo.

No envuelvas regalos. Además de ahorrar tiempo y dinero, generamos menos basura y cuidamos la tierra. No mandes a hacer etiquetas exclusivísimas, tu letra fea en una nota personalizada le da más sentido al regalo. Limita tu presencia en eventos sociales y asiste únicamente a los que verdaderamente te inspiran.

Practicar la gratitud. En esta temporada en que resaltan las ausencias y las carencias es primordial hacer un intento por ver el mundo a través de un lente de abundancia. Es fundamental hacer el recuento de lo que sí tenemos, de lo que sí logramos, de los sueños que sí cumplimos, de las canciones que sí bailamos.

Hacer trabajo voluntario. Salir de nosotros mismos para contribuir positivamente a nuestro alrededor abona a nuestro sentido de vida. Si las finanzas están apretadas –y aunque no- seamos generosos con nuestra presencia y atención. Regala tu compañía, anótate en la cocina para ayudar a preparar la cena, sirve comida en algún albergue.

Ajustar expectativas. Ser familia no es sinónimo de llevarse bien. Aceptemos que el abuelo gruñón será el abuelo gruñón también en navidad; la tía loca seguirá tan loca como cualquier día entre semana. No tomemos las cosas personalmente.

No aislarse. Pasa tiempo con la gente que quieres, busca a tus amigos, únete a celebraciones de la comunidad, ve a tomar un café, a la librería, haz un tour por la ciudad. Resiste la tentación de envolverte en una cobija y hacerte bola en la esquina de tu sillón –a menos que ese sea el plan que te haga feliz-.

Honrar las ausencias. Está bien sentirte triste cuando falta alguien, pero tratar de ignorar las ausencias no es la forma más efectiva de lidiar con ellas. Haz una ceremonia, di algunas palabras, integra una fotografía a la celebración, recuerda una anécdota, llama por teléfono, envía un mensaje.

Aprovecho este espacio para darte las gracias por acompañarme todo el año leyendo y compartiendo estos artículos.

¡Feliz (agridulce) Navidad!

Locura Navideña

christmas_stress_shopping

Tengo una pregunta…

¿Ha existido siempre esta locura característica de la época navideña o las cosas han cambiado considerablemente?

Mis recuerdos de Navidad siendo una niña no incluyen poner el pino de navidad en octubre, la competencia de “la casa mejor decorada de la cuadra” entre vecinos, intercambios masivos de regalos con envolturas sofisticadas o agendas llenas de compromisos sociales. Estoy casi segura de que las cosas eran diferentes.

¿O será que de la locura se encargaban mis padres y por eso no la recuerdo? No sé. A ver mamá… ¡Ayúdame con esta!.

Me parece a mí que hemos corrompido el sentido de la Navidad. Hemos convertido una tradición que invita a la reflexión y a la renovación personal en un circo de consumo y materialismo que lejos de traernos paz y felicidad, nos genera estrés, ansiedad y un montón de deudas.

Con el “Buen Fin” en México y el Black Friday en Estados Unidos arranca oficialmente la época del año en que literalmente salimos a comprar la felicidad, o en otras palabras, los regalos de navidad. Y aunque la mayoría de nosotros creemos o afirmamos que la felicidad no puede comprarse, la realidad es que nos comportamos como si efectivamente pudiéramos conseguirla en las tiendas. Para nosotros y para los demás. ¡Ah! Se me olvidaba el Cyber Monday.

Modo locura: ENCENDIDO

Antes de atender las compras navideñas revisemos un poco lo que la ciencia ha descubierto acerca del dinero, el consumo y la felicidad. ¿Puede el dinero comprar la felicidad? En muy resumidas cuentas la respuesta es depende. Cuando el dinero no alcanza para hacer frente a las necesidades básicas –alimentos, casa, educación, vestido, salud- entonces éste es un elemento importante para vivir feliz. Pero una vez que los básicos están cubiertos, el dinero extra no necesariamente genera más felicidad.

Entonces….

¿Qué tal si le bajamos a la locura de las compras navideñas materiales y encontramos alternativas que produzcan una mayor y más duradera felicidad?

Te comparto algunas ideas.

Gasta tu dinero en experiencias. El dinero tiene un efecto más permanente en la felicidad cuando lo gastamos en experiencias, por ejemplo, un paseo, salir a cenar, aprender algo nuevo, ir al estadio, un concierto, libros que leer. Regala o gasta en una experiencia que involucre hacer más que tener. Las risas, anécdotas y emociones se vuelven a vivir cuando las recordamos, platicamos o vemos las fotos.

Gasta tu dinero en experiencias que además puedas compartir con alguien más. Recuerda que los lazos sociales son el ingrediente fundamental de nuestra felicidad. Aquí tienes la oportunidad de matar dos pájaros de un tiro. Tomar una clase sola es menos gratificante que tomarla con una amiga, por ejemplo. Ir a un concierto es más divertido si vas acompañada. Regala una caminata, una comida, una clase.

Regala tiempo. Hace un par de años mi hermano, que en ese entonces tenía un bebé de pocos meses, nos dijo cuando estábamos organizando el intercambio familiar: “a mi regálenme una noche de 8 horas de dormir sin interrupciones, una comida donde pueda estar sentado de principio a fin o una ida al cine con mi esposa”. ¿A quién puedes regalarle tiempo para que haga algo divertido con él?.

Regala actos de bondad. Podemos ser generosos con nuestra presencia, atención, cariño, palabras, conocimientos. Regala tu compañía, quítale de encima un pendiente a alguien, genera una oportunidad de trabajo, conecta a dos personas, haz esa llamada, escribe ese correo, ponte disponible.

Comparte gratitud. La gratitud es una de las herramientas más poderosas que hay para elevar nuestra sensación de bienestar y fortalecer nuestros lazos sociales. Muchas veces nos quebramos la cabeza pensando qué regalarle a nuestros seres queridos. Hoy caigo en la cuenta de lo difícil que es encontrar un regalo material para quienes tienen todo. ¿Qué tal mejor escribirles una carta de agradecimiento? ¿Qué tal sería dedicar tiempo para hacerles saber cuánto los queremos, enumerar las muchas cualidades que admiramos en ellos? ¿Qué tal sería reconocerles la contribución que hacen en nuestras vidas?. Que lindo encontrar una carta así bajo el pino.

Una última reflexión…

La semana pasada pusimos el árbol de navidad mis hijas y yo. Ya sé que todavía no es diciembre, pero ellas estaban de vacaciones y quisimos aprovechar. Nuestro pino ya está muy correteado. Ha sobrevivido a tres bebés, a un par de cachorros y a un par de mudanzas. Tiene la punta torcida, le faltan algunas ramas y no ha estrenado adornos en un buen rato.

Mientras colgábamos unas esferas dije en voz alta: “se me hace que ya tenemos que cambiar de pino”¡NO! dijo una de mis hijas, “este pino tiene todos nuestros recuerdos”.

De ahí me quedé pensando en mis recuerdos de navidad. Puedo asegurarles con certeza, que con excepción de una navidad en que Santa me trajo puras muñecas Barbie en lugar de una avalancha, una pelota y un aro de basquetbol, no recuerdo qué me regalaron.

Por si se quedaron pensando… Santa creyó que la carta que mi vecina dejó en nuestro árbol era la mía.

En cambio, recuerdo con claridad a mi mamá horneando galletas y yo metiendo las manos en la masa, a mi papá asomado por la ventana listo para avisarnos si pasaban los renos, la corona de adviento que llegaba a la Navidad con su 4 velas disparejas. Recuerdo también cuánto nos divertíamos mis hermanos y yo inyectándole vino al pavo la noche del 23, el olor a comida que inundaba toda la casa desde la mañana del 24, la música, la mesa puesta, el recalentado.

Por más que busco no encuentro nada material rescatable en mis memorias. Lo que se queda en el corazón es lo que vivimos, cómo lo vivimos y con quién lo vivimos.

No se tú… pero esta Navidad yo regreso a lo básico.

Modo locura: APAGADO

 

Una Navidad para conectar

christmas tree

La Navidad está a la vuelta de la esquina y estoy decidida a bajarme desde ya del tren Expreso Polar con destino a la locura.

Para esta Navidad tengo tres intenciones.

Mi primera intención, al igual que el año pasado, es pasar los siguientes días muy a la “Hygge”.

Este es un concepto de Dinamarca que representa un conjunto de pequeñas cosas que producen una sensación de bienestar, comodidad, cercanía con los demás y tranquilidad. Aquí te dejo el vínculo a un artículo con ideas para crear momentos y disfrutar una Navidad a la “hygge”.

Mi segunda intención es conectarme de lleno con mi gente. Los lazos sociales son el ingrediente clave para una vida sana, plena y feliz.

“Desconectar para conectar” dice una frase que se ha vuelto útil y muy usada para recordarnos sobre la importancia de guardar nuestros aparatos electrónicos e interactuar con las personas que tenemos al frente.

¿Qué tal si en esta Navidad nos despegamos del ruido de las redes sociales, habitamos el momento presente y compartimos el espacio con nuestras personas favoritas?

Aprovechemos la oportunidad de estar juntos para fortalecer nuestros vínculos, iniciar conversaciones, perpetuar anécdotas e historias familiares, crear momentos que luego serán recuerdos para intercambiar en el futuro, compartir experiencias, reír hasta que duela, filosofar.

Bajémonos del tren de las compras frenéticas características de estas épocas. No hay cosa material, ni regalo que vendan en una tienda que llene más el corazón de una persona que momentos de compañía, calidez, conexión, amabilidad y amor.

Dejemos de buscar triques en los estantes de las tiendas y de intercambiar cosas. Mejor regalemos atención plena, presencia, ojos para ver el alma, oídos para escuchar lo importante y abrazos para sentir.

Mi tercera intención es contagiarte las ganas de intentar lo mismo que yo.

¿Te suena?

Aprovecho este espacio para darte las gracias por acompañarme todo el año leyendo y compartiendo estos artículos.

¡Te deseo una Navidad llena de conexión!