Adiós Petra (Petro)

hamster

El domingo en la noche se fue al cielo Petra, el hámster de la menor de mis hijas, luego de casi tres años de ser uno de sus “roomies”.

Con su partida, entramos de lleno a la parte difícil de tener mascotas. Cuando nuestros animales se van dejan un hueco que produce dolor y tristeza. Este sentimiento puede ser tan intenso, que algunas personas deciden no tener nunca más una mascota para no exponerse a otra pérdida.

Petra llegó en la navidad del 2016. Mi hija había escrito una carta para Santa Claus puntualizando las razones por las que debía traerle un hámster, la más importante… que sus papás ya le habían dado permiso.

Petra fue siempre una mascota amable. Una de las principales protagonistas en las historias de su dueña posando para las fotografías con un toque de simpatía y actuando sin pena en videos musicales. Viajó por toda la casa en el bolsillo de una pijama o entre las manos de su persona favorita. Exploró con admirable disposición y sentido de aventura todas las casas de cartón que su arquitecta le construyó con cajas de zapatos, los tubos fueron siempre sus espacios preferidos. En varias ocasiones rodó por el mundo metida en su bola de plástico transparente, que además de darle la oportunidad de explorar nuevos territorios, la protegía de las fauces y garras de la gata cazadora. Era una hámster tan carismática que logró ganarse el cariño del labrador de 40 kilos, que la dejaba caminar frente a su hocico y pasear entre sus patas antes de dormir.

Petra fue un hámster con gustos peculiares y poseedor de un secreto oscuro.

Jamás le dio vuelta a su rueda, nunca cayó presa de esa carrera sin fin. Todos podríamos aprender un poco de lo inútil que resulta vivir para cumplir expectativas crecientes pensando que con eso alcanzaremos la felicidad.

Y con respecto a su secreto… Petra en realidad era Petro. Omitiré los detalles de aquel descubrimiento que generó conmoción. Creo que lo mejor será recordarlo como Petr@.

Las mascotas, además de alegrar nuestras vidas, nos enseñan muchas cosas -especialmente a los niños- y contribuyen de manera importante a nuestro bienestar.

Desarrollan el sentido de la responsabilidad. Las mascotas requieren de alimentación, ejercicio, afecto, aseo y limpieza de su espacio. Petr@ fue siempre atendida por su dueña de 9 años.

Promueven la confianza. ¿Alguna vez has llorado abrazado de tu perro? Es muy fácil desahogarte con tu mascota pues sabes que guardará tu historia y te mostrará apoyo incondicional. Tener una relación de confianza con una mascota puede ser el primer paso de un niño para construir relaciones interpersonales en el futuro.

Fomentan la compasión. Cuidar un animal requiere de comprensión, empatía y compasión. Nuestros hijos aprenden a ser bondadosos y a cuidar de las necesidades básicas de los demás. Pocas cosas me han enternecido tanto como ver a mi hija sosteniendo a Petr@ entre sus manos y contra su pecho durante sus últimas horas de vida para darle calor y compañía hasta el final.

Ayudan a entender el concepto de la muerte y el duelo. Cuando una mascota se va inevitablemente sentimos el dolor de la pérdida. Los niños más pequeños comienzan a comprender el significado de morir y el periodo de duelo que viene después.

Enseñan la importancia del respeto. A los animales tenemos que tocarlos con cuidado y gentiliza, tenemos que atender sus necesidades y aprender que no debemos molestarlos cuando comen o duermen. Estas conductas son trasferibles a otras esferas de la vida.

Fortalecen la autoestima. Cuidar de una mascota trae como consecuencia la satisfacción de tener una responsabilidad y sentirnos útiles. Además muestran amor incondicional, nos hacen sentir queridos.

Desarrollan la imaginación y promueven la diversión. Todos los animales en mi casa –tres perros, un gato, un hámster y varios peces- han sido personajes en aventuras de imaginación, compañeros de juego y cómplices de travesuras.

A mi me parece que las mascotas nos hacen grande el corazón y son compañeros de vida increíbles.

Hoy nos toca darle las gracias a Petr@ por acompañarnos en un tramo del trayecto y estar tristes por su partida. Nos quedamos con el recuerdo de sus historias y su cachetes repletos de comida.